Los comicios del 26 de octubre habían sido boicoteados por su principal opositor, Raila Odinga.

Uhuru Kenyatta

Uhuru Kenyatta sostiene el certificado que lo declara como vencedor de las elecciones.

El presidente saliente de Kenia, Uhuru Kenyatta, ganó las elecciones presidenciales del 26 de octubre con el 98,26 por ciento de los votos, después de que los comicios fueran boicoteados por su principal opositor, Raila Odinga, anunció este lunes la Comisión Electoral (IEBC). Kenyatta obtuvo 7,483 millones de votos contra 73.228 para Odinga.

La participación fue del 38 por ciento, en fuerte baja respecto a las elecciones del 8 de agosto (79 por ciento), anuladas por la Corte Suprema por “irregularidades”, precisó la IEBC. Antes de anunciar los resultados condado por condado, el presidente de la IEBC, Wafula Chebukati, opinó que estas nuevas elecciones organizadas tras las invalidadas de agosto, habían sido “libres, equitativas y creíbles”.

La Comisión decidió proclamar la victoria de Kenyatta pese al hecho de que la elección no se pudo celebrar en cuatro condados del oeste del país, favorables a la oposición. Pero consideró que aunque se hubieran celebrado los comicios en estos condados, ello no habría modificado el resultado global.

Kenia, país dinámico y primera economía comercial en África del Este, de 48 millones de habitantes, está sumido en su peor crisis política desde hace 10 años, luego de que la Corte Suprema invalidara los pasados comicios del 8 de agosto, denunciados por Odinga por irregularidades. La Corte responsabilizó a la Comisión Electoral por estos comicios que no fueron “transparentes”.

Odinga, de 72 años y candidato a la presidencia en 1997, 2007 y 2013, presionó para obtener una reforma de la Comisión, pero la oposición consideró insuficientes los cambios. Al menos 49 personas murieron desde esas anuladas elecciones presidenciales del 8 de agosto.

La mayoría de las víctimas eran partidarios de la oposición, que vivían en los barrios pobres de Kawangware, Kibera y Mathare, en Nairobi, o en ciudades del oeste, bastiones de Raila Odinga.

La situación reaviva el recuerdo de la violencia desatada luego de la presidencial de 2007, que desembocó en la peor violencia política y étnica desde la independencia del país en 1963. Unas 1.100 personas murieron en meses de violencia. Desde su independencia, tres de los cuatro presidentes que tuvo Kenia pertenecían a la etnia kikuyu, que domina igualmente la economía del país.

法新社

es

WordPress的

分享

我们是一个系统的工作,以提高网站的质量,并通过检查文章,新闻和质量奖励活跃用户,非常感谢您改善 Business Monkey News!

如果该项目是错误的,这错译或丢失的信息,您可以编辑它,通知评论(我们将更正),也可以 查看原文章在这里: (原语言条)

这些变化将在2小时内进行更新。

编辑故事