Un pu?ado de independentistas, ayer, frente a la Generalitat
Un pu?ado de independentistas, ayer, frente a la Generalitat. Foto: LA NACION

MADRID.- En otro giro desesperado de su fallido plan separatista, el ex presidente catalán Carles Puigdemont se refugió ayer en Bruselas con la intención de internacionalizar la crisis que alcanzó el clímax el viernes pasado con la declaración de independencia votada por el Parlamento regional.

El viaje se conoció minutos antes de que la Fiscalía General del Estado presentara una querella por rebelión, sedición y malversación contra Puigdemont, todo su gabinete y las principales autoridades legislativas. Un total de 20 personas se enfrentan a un proceso por delitos sancionados con penas de hasta 30 años de cárcel.

¿Busca el líder separatista eludir una posible detención? Las versiones de que pedirá asilo a Bélgica -algo insólito entre países de la Unión Europea (UE) – cobraron fuerza a lo largo del día. Un abogado belga que defendió a terroristas de ETA anunció anoche que asumirá su representación y que en las próximas horas Puigdemont dará explicaciones públicas.

Lo acompañan cinco de quienes hasta el viernes eran sus consellers (ministros): Joaquim Forn (Interior), Meritxell Borràs (Gobernación), Antoni Comín (Salud), Dolors Bassa (Trabajo) y Meritxell Serret (Agricultura).

Mientras ellos ejecutaban su salida, los dos principales partidos independentistas -Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y el Partit Demòcrata (PdeCAT)- anunciaron que concurrirán a las elecciones autonómicas del 21 de diciembre convocadas por el presidente del gobierno español, 马里亚诺·拉乔伊 . Era una aceptación tácita del orden legal.

Barcelona amaneció en un clima de llamativa normalidad en el primer día hábil de la intervención. Los funcionarios destituidos por Rajoy fueron a retirar sus cosas a sus despachos, a los que después fueron llegando quienes asumirán las funciones.

Puigdemont jugaba al misterio. A primera hora publicó en las redes sociales una foto tomada desde la ventana de su despacho del Palacio de la Generalitat. “Buen día”, decía el texto. Pero había algo raro: el cielo en la imagen se veía nublado, pese a que estaba absolutamente despejado a esas horas en el centro de Barcelona.

La verdad se supo después del mediodía. Puigdemont había cruzado la frontera en auto. En Marsella se subió a un avión con destino a Bruselas, acompañado por Forn, Borràs, Comín, Bassa y Serret.

No es casual el destino. En Bélgica el independentismo cuenta con el apoyo del partido nacionalista flamenco (N-VA), que forma parte de la compleja coalición que gobierna el país. El secretario de Estado de Asilo y Migración, Theo Francken, lo había invitado en público a presentarse en Bélgica a pedir refugio. El primer ministro, el valón Charles Michel, lo desautorizó cuando se supo que Puigdemont ya estaba en su territorio.

Jugada

es

WordPress的

分享

我们是一个系统的工作,以提高网站的质量,并通过检查文章,新闻和质量奖励活跃用户,非常感谢您改善 Business Monkey News!

如果该项目是错误的,这错译或丢失的信息,您可以编辑它,通知评论(我们将更正),也可以 查看原文章在这里: (原语言条)

这些变化将在2小时内进行更新。

编辑故事