La isla de Pascua es un lugar enigmático cuya historia antigua sigue intrigando al mundo. Famosa por sus estatuas talladas y por su ubicación remota, la isla presenta un rompecabezas cautivador para los investigadores ansiosos de conocer mejor cómo y cuándo fue habitada, y por quién.

Los resultados de una nueva investigación paleogenómica llevada a cabo por el equipo internacional de Lars Fehren-Schmitz, profesor de antropología en la Universidad de California en Santa Cruz, Estados Unidos, descartan la posibilidad de que los habitantes de la isla de Pascua se entremezclaran con sudamericanos con anterioridad a la llegada de los europeos a la isla en 1722.

El equipo analizó fragmentos óseos de restos mortales antiguos de cinco individuos que fueron desenterrados en la década de 1980. No se halló evidencia alguna de flujo de genes entre los habitantes de la isla de Pascua y Sudamérica. “Nos sorprendió realmente no encontrar nada”, confiesa Fehren-Schmitz. “Existen muchas evidencias que lo hacían plausible, así que estábamos convencidos de que encontraríamos pruebas directas de contacto preeuropeo con Sudamérica, pero no las hay”.

Muchas cuestiones sobre el contacto de los isleños de Pascua con los sudamericanos están siendo debatidas acaloradamente entre los antropólogos. En un estudio anterior se hallaron trazas genéticas de habitantes muy antiguos de América en los residentes indígenas actuales de la isla de Pascua. Esos investigadores propusieron que el contacto y la mezcla muy probablemente sucedieron entre 1280 y 1425. Fehren-Schmitz fue el primero en usar análisis paleogenómicos para poner a prueba directamente esa hipótesis; sus hallazgos indican que el contacto debió haber ocurrido después de 1722.

[Img #47022]

La isla de Pascua es conocida por estas icónicas estatuas, los moái, así como por los misterios que rodean a los antiguos habitantes de la isla. (Foto: Terry Hunt)

Uno de los misterios de la isla de Pascua, llamada también Rapa Nui, es cómo acabó siendo poblada. Situada a unos 2.000 kilómetros de la isla habitada más cercana, se encuentra a 3.500 kilómetros de Chile, en el continente más próximo, América.

Algunos arqueólogos han sugerido que el viaje por mar entre Polinesia y América era factible en épocas antiguas, lo que pudo hacer posible un entrelazamiento de esas poblaciones y quizá incluso la población de partes de América. Pero que sea factible no implica que necesariamente sea cierto, tal como advierte Fehren-Schmitz.

更多信息

es

WordPress的

分享

我们是一个系统的工作,以提高网站的质量,并通过检查文章,新闻和质量奖励活跃用户,非常感谢您改善 Business Monkey News!

如果该项目是错误的,这错译或丢失的信息,您可以编辑它,通知评论(我们将更正),也可以 查看原文章在这里: (原语言条)

这些变化将在2小时内进行更新。

编辑故事