La bióloga Julia Carabias lleva en su cuello la medalla Belisario Domínguez, la máxima condecoración que un mexicano puede recibir en su país, cuando ni las mujeres, ni la ciencia cuentan lo suficiente en México. La ambientalista ha recibido este miércoles en el Senado mexicano la presea y se ha convertido en la sexta mujer en 63 años en recibirla. La última vez que se concedió el galardón a una mujer fue en 1996 a la política Griselda Álvarez. Carabias ha sido por cuatro décadas activista ambiental y promotora del desarrollo sustentable.

Carabias subió al estrado de la antigua sede del Senado, la casona de Xicoténcatl, para defender la protección al medio ambiente ante el crecimiento pujante de las ciudades. “Necesitamos un balance adecuado entre las ciudades sustentables y el campo”, dijo. La científica anticipó la necesidad de controlar la explotación de las actividades agrícolas ante el consumo descontrolado de la población. Carabias leyó su potente discurso ante el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, una centena de senadores, sus familiares y colegas.

La homenajeada lamentó que para poner en marcha las políticas públicas que contribuyan a la conservación de los ecosistemas la ciencia haya quedado relegada.“Estoy convencida de que uno de los elementos clave para el cambio radica en basar la toma de decisiones en la mejor ciencia disponible, lo cual lamentablemente tampoco forma parte de la cultura política nacional, lograr este objetivo requiere de ciencia de calidad y México la tiene”. México gasta el 0,54% de su PIB en ciencia y tecnología, cuando la mayoría de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) invierten hasta cinco veces más.

Ante la fuerte presencia política en la entrega del reconocimiento, Carabias aprovechó para pronunciarse contra la Закон о внутренней безопасности —que propone regularizar la presencia de las Fuerza Armadas en las calles de México— y solo la oposición aplaudió su petición mientras miraba al presidente. “Considero que es de gran importancia abrir un debate profundo e incluyente que permita encontrar una salida que reconozca la labor realizada por las Fuerzas Armadas, intente reconstruir la seguridad y revertir el espiral de la violencia, y al mismo tiempo, impulse alternativas en las procuración civil de Justicia para fortalecer la democracia, la seguridad pública, el Estado de derecho y el respeto de los derechos humanos, todo ello en consonancia con nuestra Constitución”, apuntó la ambientalista.

Julia Carabias, de 63 años, es hija de exiliados españoles y hace 40 años comenzó su carrera docente en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Solo interrumpió su labor académica de 1994 a 2000 para tomar las riendas de la Secretaría del Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca, cuando el presidente Ernesto Zedillo la incluyó en su gabinete y se convirtió en la cuarta mujer en México que trabajó como secretaria de Estado. La bióloga también ha sido reconocida por su intensa labor en la conservación de la Selva Lacandona (Estado de Chiapas, sur de México).

“Julia ha hecho patria defendiendo el futuro de México. Hay una Selva Lacandona antes y después de Julia”, ha mencionado el senador Zoé Robledo durante la ceremonia. En esa misma selva Carabias fue secuestrada en abril de 2014. La científica fue privada de su libertad por un grupo armado que le exigía 10 millones de pesos por su libertad. La encadenaron a un árbol y la dejaron ir 30 horas después. El secuestro expuso la lucha interna entre las comunidades chiapanecas por los ejidos comunales.

La medalla Belisario Domínguez honra la memoria del senador que en 1913 se opuso al Gobierno del presidente Victoriano Huerta y lo acusó públicamente de traidor de la patria. La afrenta le costó la vida, sin embargo, la presea se entrega desde 1957 a un mexicano elegido por el Senado con méritos en favor del país. El año pasado los legisladores reconocieron a Gonzalo Rivas, un ex marino que murió en 2011 cuando intentaba apagar el incendio en una gasolinera, producto de una protesta de estudiantes normalistas. La presea de oro también le ha sido entregada en las últimos años al historiador Miguel León Portilla, el pintor Rufino Tamayo, el escritor Carlos Fuentes, el político Cuauhtémoc Cárdenas, el poeta Eraclio Zepeda, entre otros.

La entrega del galardón a Carabias rompe con una racha de 21 años desde que una mujer lo recibió. Le ha sido entregado a la educadora Rosaura Zapata (1954); la actriz y empresaria teatral, Teresa Montoya Pardavé (1962); la periodista María Hernández Zarco (1963); la exsenadora María Lavalle (1985); y la política Griselda Álvarez (1996). El premio a la bióloga ha coincidido con el debate sobre la inequidad de género en el Colegio Nacional, la institución pública que promueve la cultura y la ciencia a través de sus reconocidos miembros. El Colegio ha admitido en 75 años de historia a 102 destacados mexicanos, de los cuales solo cuatro han sido mujeres.

es

WordPress

ПОДЕЛИТЬСЯ

Мы работаем над системой, чтобы улучшить качество сайта и наградить активных пользователей по проверке статьи, новости и качества, Благодарим Вас за улучшение Business Monkey News!

Если элемент неправильно, это неправильно переводил или отсутствует информация, вы можете изменить его, уведомит комментарий (мы исправим), или вы можете Посмотреть оригинал статьи здесь: (Статья на языке оригинала)

Изменения будут обновлены в течение 2 часов.

править История