Fue en lo único en lo que hubo acuerdo entre los participantes de la comisión de evaluación del modelo autonómico: las comparecencias de los ‘padres’ de la Constitución en la primera sesión de trabajo. El primer encuentro del organismo parlamentario con el que Pedro Sánchez quiere que se inicie la reforma constitucional enfrió las aspiraciones del PSOE. Los ponentes vivos de la Carta Magna mostraron sus reticencias a que sea modificada, al menos en este momento, y también dudas sobre la idoneidad de las medidas que proponen los socialistas, como la federalización del Estado.

El día comenzó sonriendo a Ferraz, que ha vertido buena parte de sus esfuerzos en impulsarla pese al plantón de Unidos Podemos y de las fuerzas nacionalistas (ERC, PNV y PDeCAT). El primer compareciente, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, exdiputado del PP, afirmaba nada más comenzar la sesión: “La reforma de la Constitución, si en algún momento se acuerda y procede, es posible y deseable”.

El redactor de la Carta Magna solo ponía la condición del consenso, pero a lo largo de su intervención dejó entrever que, ante la dificultad de alcanzarlo para una modificación íntegra, podría avanzarse en la “mutación” de aspectos concretos mediante desarrollos legislativos o reglamentarios. ¿Que la conferencia de presidentes forme parte estable del Senado? Se puede hacer, a su juicio, con un simple reglamento. Y lo mismo con los métodos de financiación de los ayuntamientos o el diseño de las diputaciones.

Más claro incluso fue el exministro de UCD José Pedro Pérez-Llorca que dijo primero que veía “difícil” alcanzar un “proyecto común” y después fue un paso más allá al decir que no cree que sea el momento de abordar la reforma: “¿Cuándo llueve? Cuando se combinan determinadas condiciones de presión y temperatura. El consenso es lo mismo. Estamos muy lejos de que se den”.

Los socialistas tenían sus esperanzas puestas en Miquel Roca por su perfil catalanista moderado como integrante en el pasado de las filas de Convergència. Sin embargo, se mostró reticente a abrir ese melón ahora. “Es evidente que el modelo de organización territorial puede ser perfectamente revisado, mejorado -dijo-. ¿Es necesario reformar la Constitución? Puede ser, no lo sé. En todo caso la Constitución nos da mucho margen todavía para, sin necesidad de reforma, poder acometer cambios en lo que es la organización del Estado”.

Roca se apuntó a la tesis de su compañero Herrero de Miñón refiriéndose, por ejemplo, a la financiación autonómica, que ha señalado que es una materia que puede modificarse a través de la ley orgánica que la regula y no mediante la Carta Magna necesariamente. “Por la vía interpretativa se puede hacer mucho. Obviamente se puede hacer mucho dentro de la legalidad constitucional”, ha apostillado.

Además, Roca deslizó que el conflicto catalán no solo se soluciona en el terreno de la ley y subrayó la importancia de la “revolución de las pequeñas cosas”. “Hay una cantidad de pequeñas cosas que realmente podríamos operar en el terreno de los gestos, de los acentos, de la proximidad, de los reconocimientos y en el terreno de las sensibilidades y los sentimientos. Afortunadamente hasta aquí no llega la Constitución”, expresó.

Aunque las tres comparecencias contuvieron autocrítica porque todos reconocieron algunos “errores” en la Constitución, pusieron en valor el “éxito” que ha supuesto para la convivencia en estos últimos 40 años. Roca recordó el amplio apoyo social que recabó el referéndum y advirtió que una reforma debería tener un porcentaje similar. “Es evidente que ahora sería un porcentaje menor. No hay ninguna otra propuesta alternativa que pueda asumir la posibilidad de alcanzar el 88,5%. Las propuestas alternativas tienen un reto que es igualar el 88,5%”, avisó.

Pero no solo echaron por tierra la posibilidad de reformar la Constitución por la que abogan los socialistas de 2013 sino que también pusieron en duda algunas de las propuestas que el PSOE pretende introducir en el nuevo texto, especialmente la federalización del Estado.

El más duro fue Herrero de Miñón al considerar que se trata de un concepto “polémico, indeterminado y costoso”: “No creo que la vía federal sea la conveniente. Es un concepto de esos que Ortega decía que tiene picos y garras. Levantan ampollas en gran parte de la opinión y entusiasmos en otra parte. A veces el entusiasmo y las fobias coinciden”.

Pérez-Llorca fue menos claro, pero ha cuestionado que exista un modelo que pueda triunfar en España y ha puesto el ejemplo de Yugoslavia. “Es un camino que nunca debemos recorrer”.

La portavoz del PSOE en la comisión, Adriana Lastra, intentó cambiar ese rechazo de los ‘padres’ preguntando a Roca, pero el catalán evitó mojarse: “No me hable de la lealtad federal porque sería tanto como meterme en un lío que no me corresponde. Lealtad, sí. Cuando uno acata una Constitución, la acata”.

El PSOE: “No nos vamos con las orejas rojas”

Fuentes socialistas restan importancia a la posición contraria a la reforma que han manifestado los tres ponentes constitucionales y recuerdan que se trata de algunos de los ‘padres’ más conservadores de la ponencia, en referencia a Herrero de Miñón (PP) y Pérez-Llorca (UCD). “Quien se ha expresado aquí hoy ha sido la derecha. No nos vamos con las orejas rojas”, reflexiona un destacado parlamentario socialista. No obstante, señalan que era “obligado llamarles”.

“¿Cuándo se dan las condiciones?”, se pregunta ese diputado del PSOE, que recuerda que hay un conflicto. Además, los socialistas también acusan al portavoz del PP de haber conducido los interrogatorios en contra de las propuestas del PSOE.

En el PSOE sostienen que es un proceso largo que acaba de comenzar y que pasarán por el Congreso catedráticos y otros perfiles de expertos que se pronunciarán en una línea distinta.

Además, en el PSOE cuestionan algunos de los posicionamientos que defendieron los comparecientes, como la “mutación” de la que ha hablado Herrero de Miñón. “Para la vía interpretativa ya está el Tribunal Constitucional”, reflexionaba un socialista sobre el planteamiento esbozado por Roca. “Nos han inquietado, lo cual es bueno”, admitió el presidente de la comisión, el socialista José Enrique Serrano, al despedir a uno de los primeros intervinientes.

Los ponentes sí coincidieron, sin embargo, en algunas mejoras que puede recoger la Carta Magna, como las del Senado -“no estuvimos muy brillantes”, dijo Roca- o la financiación autonómica. Aún así, sostienen que hay vías alternativas para solucionar esas cuestiones.

es

워드 프레스

우리는 개선 주셔서 감사합니다, 웹 사이트의 품질을 개선하고 검사 기사, 뉴스 및 품질에 활성 사용자를 보상하는 시스템에서 작업 Business Monkey News!

항목이 잘못되면,이 오역이나 누락 된 정보, 당신은 (우리가 수정합니다) 댓글을 통지, 편집 할 수 있습니다 또는 당신이 할 수있는 여기에 원래 문서를보기 : (원래 언어 조)

변경 2 시간에 업데이트됩니다.

편집 스토리