La presidenta de Banco Santander, Ana Botn.

Ana Botín afirma que Santander considerará más compras si “encajan” en la estrategia del grupo.

Ana Botín, presidenta de Santander, estudiará cualquier operación si “encaja” con la estrategia del grupo y su criterio financiero. “No tenemos por qué comprar nada. Si al final (una operación) encaja con la estrategia y el criterio financiero del grupo, lo consideraremos”. Así lo explica la presidenta a Financial Times, diario que pone sobre la mesa la inquietud de los grandes banqueros sobre la consolidación del sector. Santander protagonizó la mayor operación de 2017 en España al comprar Popular. Botín resalta que la operación es un ejemplo de la “estretegia beneficiosa” del grupo, que suele intervenir cuando es el único postor creible. Hace menos de un mes compró el negocio minorista y de banca privada de Deutsche Bank en Polonia por 305 millones de euros. Por ello, según el diario, Santander será junto a BNP y UniCredit uno de los más activos en la consolidación. En la mayoría de los sectores, los escasos beneficios, la competencia y los bajos precios de las acciones hacen pensar en una única salida: las fusiones. Las empresas más fuertes compran a sus rivales más débiles, cuando estas no se ven obligadas a abandonar. No ocurre lo mismo en el sector bancario. Al menos por el momento.

Aun así, los directivos de las principales entidades europeas y los reguladores hablan ahora abiertamente de la necesidad de fusiones en el sector. De suceder, se pondría fin a una racha para el sector bancario que dura casi una década desde la crisis financiera. “Si pensamos en los próximos diez años, habrá menos bancos, más fusiones y seguramente unos pocos bancos paneuropeos”, asegura Frédéric Oudéa, consejero delegado de Société Générale.

Fusiones europeas

Oudéa resalta que, aunque la mayoría de los bancos se centran en la consolidación a nivel nacional, las operaciones transfronterizas volverán “a largo plazo” cuando se haya completado la unión bancaria de la eurozona. La necesidad de fusiones ha quedado patente en un nuevo estudio del sector bancario europeo de la consultora alemana de servicios financieros ZEB.

Según la consultora, los beneficios de los principales bancos europeos se verán afectados por los bajos tipos de interés, la nueva regulación Mifid II y la necesidad de emitir un tipo de deuda híbrida conocida como MREL o TLAC. ZEB calcula que el ROE medio de los bancos caerá del 4,1% registrado en 2016 al 1,5% en 2021. Esta situación alarmante en parte no lo parece tanto tras leer la conclusión de la consultora, que asegura que algunos bancos podrán compensar con creces esa caída mediante recortes de costes, la introducción de nuevas tecnologías y la venta de activos que evolucionan por debajo de la media.

En el estudio se mencionan datos del BCE según los cuales el número de entidades de la UE ya ha descendido, pasando de 8.237 en 2010 a 7.110 en 2015. No obstante, la consultora asegura que el sector sigue estando fragmentado, por lo que un aumento de las fusiones parece inevitable.

En la eurozona hay un banco por cada 50.000 ciudadanos, un nivel similar a EEUU, aunque el dato contrasta con los 170.000 ciudadanos por banco de Reino Unido y los casi 900.000 ciudadanos por entidad que hay en Japón.

Según Dealogic, en lo que va de año, sólo ha habido fusiones por valor de 5.900 millones de dólares entre bancos europeos, el nivel más bajo de la última década, y una cifra que contrasta con los 193.800 millones de 2007 antes de la crisis financiera.

Dos terceras partes de las operaciones que se produjeron en la banca europea el año pasado fueron a nivel nacional. Prueba de ello es la compra por parte de Santander de Popular o la adquisición de Intesa Sanpaolo de Banca Popolare di Vicenza y Veneto Banca a precios simbólicos.

Commerzbank

El valor de las operaciones transfronterizas europeas que hubo en 2007 sigue superando las operaciones efectuadas desde entonces. En 2017 hubo constantes especulaciones sobre si el alemán Commerzbank se convertiría en objetivo de opa de un competidor europeo. Se cree que Berlín intenta vender su participación minoritaria en el banco. No obstante, en opinión de los analistas de Citi, “la consolidación nacional llegará primero, sobre todo en los mercados bancarios europeos más fragmentados. Después llegarán las operaciones transfronterizas, cuando se materialice la unión bancaria europea”.

Danièle Nouy, presidenta del consejo de supervisión del BCE, cree que muchos de los factores que impiden la consolidación -débil crecimiento económico, incertidumbre por los préstamos de peor calidad y la ralentización de la unión bancaria de la eurozona- se desvanecen, lo que acelerará las fusiones. Nouy cree que las fusiones son la mejor salida para lidiar con un sector bancario demasiado grande. Los ejecutivos bancarios creen que los reguladores necesitan acordar un fondo común de garantía de depósitos o levantar las restricciones de capital nacionales para animar fusiones.

es

워드 프레스

우리는 개선 주셔서 감사합니다, 웹 사이트의 품질을 개선하고 검사 기사, 뉴스 및 품질에 활성 사용자를 보상하는 시스템에서 작업 Business Monkey News!

항목이 잘못되면,이 오역이나 누락 된 정보, 당신은 (우리가 수정합니다) 댓글을 통지, 편집 할 수 있습니다 또는 당신이 할 수있는 여기에 원래 문서를보기 : (원래 언어 조)

변경 2 시간에 업데이트됩니다.

편집 스토리