es

Una modelo webcam en su habitación en Colombia. (Cortesía Juan Bustos)

Es su habitación pero también su lugar de trabajo. Está decorada con sencillez y sobriedad. Hay dos mesas de noche con unas lámparas en cada una de ellas y una cama queen size con una cabecera de cuero blanco que está pegada a una pared azul cielo. Carolina está sentada y tiene sobre los muslos su computadora portátil. Hace poco terminó lo que ella llama una “transmisión".

Carolina tiene 18 años y hace tres meses trabaja como modelo webcam, una profesión que es parte de la industria del entretenimiento para adultos en la que mujeres, en su gran mayoría -también hay hombres y trans-, realizan espectáculos eróticos y sexuales en los que interactúan con usuarios en una especie de peep show de la internet.

“Se me metió en la cabeza trabajar en esto por un programa que vi en la televisión con mi mamá. Se titulaba: “Los dos lados de la webcam”. Empezó con el lado malo, el lado ilegal, en el que mostraban cómo abusaban de las niñas. Y luego, el lado bueno…”, dice Carolina.

El “lado bueno” del que habla es uno que promete a las mujeres, por un lado, 보안, ya que no están expuestas al contacto físico, tienen autonomía sobre qué están dispuestas a hacer y qué no y pueden trabajar desde sus casas. Por el otro, lo lucrativo que puede llegar a ser: en tan solo tres meses, Carolina, considerada una principiante, gana en promedio unos 300 dólares semanales, hay semanas en las que ha llegado hasta los 500. Otras mujeres pueden facturar más de 5.000 dólares al mes.

(Cortesía Juan Bustos)

Carolina primero trabajó en un estudio de salas webcams, un lugar equipado con todo lo necesario para que las modelos puedan hacer sus shows desde allí. Un mes después decidió dar el salto, quería estar más cómoda.

“Para poder trabajar desde mi propio lugar me tuve que mudar a otra casa, para que el espacio fuera más grande, más bonito. Entonces tengo la obligación prácticamente de pagar el arriendo”, dice Carolina, quien vive en el sur de Medellín con su madre y su prima.

Juan Bustos es uno de los pioneros de este negocio en Colombia, y en Medellín forjó un pequeño imperio: salas webcams, una página web de noticias, una revista especializada en el tema y una universidad -instituto educativo– donde las mujeres aprenden todo lo relacionado al camming, como también se le conoce al oficio.

“Cuando tuve mi primera página empecé a ver a muchas modelos conectadas y a entender cómo funcionaba todo. A darme cuenta de que no era solo sexo, sino que allí había relaciones de las modelos con los usuarios, que realmente se establecen relaciones de amistad. Y empecé a descubrir que también juega un componente muy alto de entretenimiento y de comunicación entre los usuarios y las modelos”, cuenta Juan.

(Cortesía Juan Bustos)

Bustos siguió estudiando a fondo el negocio y viajó a Rumania, la meca del modelaje webcam en el mundo. Allí visitó empresas, conoció a modelos y regresó con la idea de crear una especie de universidad donde se pudieran “profesionalizar” las mujeres que quisieran dedicarse a ese oficio.

“Comenzamos hace un año con clases todos los jueves a las dos de la tarde de manera virtual: dictamos cursos sobre seducción, psicología de una sala de chat, cómo manejar los ángulos de la cámara, la mejor iluminación para una habitación. En fin, temas relacionados a la actividad webcam. Después de un año decidimos celebrar el aniversario lanzando una universidad física, desarrollada con Linda Suárez, profesional en erotismo y seducción, además experta en baile pole dance“, dice el empresario colombiano.

Se estima que unas 30.000 mujeres, en su mayoría jóvenes en sus 20 años, son parte de esta multimillonaria industria en Colombia, el segundo país en el mundo con más modelos webcam después de Rumania.

Sin embargo, surge la pregunta, ¿qué condiciones se dan en Colombia para que tantas mujeres encuentren en el modelaje webcam una opción de vida?

Para Juan, lo económico es la razón principal, lo costoso que es para una persona educarse en el país cafetero.

Mañana 9:00 am bienvenidos al universo #Camgirl Aniversario Universidad #Webcam 💙

A post shared by Juan Bustos (@juanbustosvip) on Oct 29, 2017 at 6:18pm PDT

“Una profesional en Colombia se gasta en un semestre en una universidad alrededor de 3 mil dólares. El total de una carrera puede costar 30 mil dólares. Y van a salir al mercado como profesionales y van a ganar quizás 500 dólares. Entonces, matemática simple. Si yo como profesional en Colombia voy a ganar 500 dólares, que es el sueldo promedio de un profesional, si voy a ganar esa cantidad, no sé, ayudo en la casa, pago arriendo, servicios, tengo mis gastos, con suerte podré ahorrar 50 dólares al mes. Quiere decir que tengo uno 600 dólares ahorrados en un año. Quiere decir que en 10 años tengo 6 mil dólares. Y me demoro 50 años o más para recuperar la inversión de la universidad. No tiene sentido. Cuando puedo entrar a una página de webcam y puedo llegar a ganar 500 dólares por día“, explica Juan.

Isabel Cristina Jaramillo, profesora titular de la Universidad de los Andes y experta en temas de género, ahonda en la respuesta y explica que particularmente en Colombia la desigualdad se manifiesta de maneras distintas para los hombres y las mujeres.

En las mujeres, según Jaramillo, la desigualdad se manifiesta, entre otras cosas, en su hiperfeminización, lo que quiere decir que la función sexual, como es el caso de las modelos webcam, y la maternidad se magnifican como principales opciones de vida. Todo esto se puede ver en las tasas altas de embarazo adolescente, de mujeres migrantes que se prostituyen y del mercado de servicio doméstico.

"La salida para las mujeres es su hiperfeminización, se van para los espacios donde se presume que por tener ciertos cuerpos tienen unas capacidades, unas habilidades, para hacer ciertas cosas. Entonces por tener vagina sabe arreglar uñas o peinar pelo o sabe cuidar niños o sabe arreglar una casa. Y aunque esto se da en todos los países hay un sentido en donde en Colombia se extrema”, explica Jaramillo.

(Cortesía Juan Bustos)

Se estima que el modelaje webcam, que le ha quitado una tajada importante del mercado a la industria del porno, generó ganancias de entre 2 o 3 billones de dólares en el 2016, según un reporte de la BBC. En Colombia, Juan Bustos calcula que esa cifra podría llegar a los 300 millones de dólares anuales. Sin embargo, el negocio en el país suramericano no está regulado por el Estado.

“En Rumania les cobran impuestos, hay normas, lo tienen legislado, es una actividad comercial como ser médico, abogado o panadero. Es una profesión más. Están súper organizados y el gobierno lo entiende muy bien porque muy probablemente Rumania, con el 40% de las modelos en el mundo, podría estar moviendo unos 100 millones de dólares al mes, y el gobierno rumano se lleva el 16% de comisiones en impuestos”, dice Bustos.

Juan, en sus negocios de salas webcam, contrata mujeres mayores de edad y crea contratos conforme las leyes colombianas lo permiten para las empresas. “Pero no hay nada específico que diga que una modelo webcam debe pagar tanto en impuestos, y no se le puede exigir esto o exigir aquello. No hay normas”, dice.

Por su parte, Jaramillo, quien además es abogada y doctora en Derecho de Harvard, considera que si las mujeres que se dedican a ese oficio no están siendo vulneradas ni violentadas de manera individual, no le ve sentido a que se regule el negocio.

"En ese sentido el Estado es hombre, y siempre que regulan las cosas de las mujeres nosotras terminamos maltratadas”, recalca.

(Cortesía Juan Bustos)

Kate Maze trabaja de dos de la tarde a diez de la noche en su apartamento en Medellín, en donde vive con su perro. Ocho horas dura su jornada, y si es muy buena puede estar conectada 12 o 16 horas.

Kate, de 21 años, con tan solo nueve meses como modelo webcam, gana en promedio 3.500 dólares al mes. Para ella fue algo rápido, supo captar la dinámica del oficio, cómo funciona, cómo se tiene que actuar: entretener a los usuarios de forma integral, más allá del erotismo y lo sexual.

Kate prepara con esmero cada uno de sus shows, se considera creativa. Está pendiente de cada detalle: la música, la ambientación, la iluminación, los juguetes sexuales que utilizará. Cada vez que se conecta tiene a cientos de usuarios que la observan.

Ella establece las reglas del juego: si quieren que se quite una prenda, baile o se masturbe deben pagar cierta cantidad de 토큰, una especie de moneda virtual que proporciona la plataforma a los usuarios una vez realizado el pago con sus tarjetas de crédito. Entre las páginas más conocidas están Chaturbate y Myfreecams.

Kate Maze.

Además, una parte importante en este negocio es lograr la fidelidad con los usuarios. Tener a un público fijo, que incluso puede seguir a la modelo si se cambia a una plataforma distinta. Esto ha generado vínculos que no existían dentro la industria del entretenimiento adulto, en los que la interacción entre modelos y usuarios se produce en tiempo real y se puede sostener en el tiempo.

Es común que las mujeres establezcan cierto tipo de relaciones con sus usuarios. Muchas veces estos encuentros posibilitan vínculos y lazos afectivos que van más allá de lo erótico y lo sexual. Dentro de las plataformas web, en los perfiles de las modelos hay ránkings de sus mejores clientes o incluso sus mejores amigos, que también son sus clientes.

“Hay amigos que llegan y se enamoran de ti pero tú no les puedes corresponder de la misma manera y te toca manejar esa situación. Manejarla muy bien y que se quede, pero dejarle las cosas claras y decirle que es solo amistad. Ellos te dan buena conversación, están contigo en momentos malos y te apoyan a veces más que las personas que están físicamente“, cuenta Kate, quien hace poco recibió una playstation de regalo de uno de sus usuarios.

Pero Kate deja claro que no quiere ser toda la vida una modelo webcam. Quiere ahorrar, tener una familia, ser madre y estudiar comunicación social y periodismo.

Carolina Miranda.

“Siempre quise ser comunicadora social, entonces cuando llegue el momento voy a mirar si lo voy a ejercer o no, tengo que ver si este trabajo me impide ser comunicadora”, dice Kate, que se refiere a ciertos prejuicios que pesan sobre las personas que ejercen su profesión.

En abril de 2017, una modelo webcam, víctima de la discriminación de la gente de su pueblo, intentó suicidarse lanzándose al metro de Medellín. Otras han sido chantajeadas con entregar imágenes explícitas a sus familiares, que no saben a lo que se dedican, a cambio de dinero.

Carolina Miranda, que el próximo año quiere estudiar psicología y especializarse en sexología, reconoce que pueden existir esos peligros en esta profesión, así como también personas que las señalen e incluso las violenten por su oficio.

“Además de la parte sexual, yo creo que esto ayuda a la soledad de muchas personas, muchos hombres o mujeres, que son muy solos, no tienen amigos, les da pena hablar, les da pena hacer una compañía, y nosotros le ayudamos mucho en el sentido de conversar con ellos. De que ellos por fin puedan interactuar con alguien. Es como combatir la soledad de muchas personas en este trabajo”, afirma.

자세히보기 :

Las mujeres que se ganan la vida desnudándose en Snapchat

Cómo operaba el “sextorsionador” serial de Facebook que chantajeó a mujeres en 6 países

워드 프레스

우리는 개선 주셔서 감사합니다, 웹 사이트의 품질을 개선하고 검사 기사, 뉴스 및 품질에 활성 사용자를 보상하는 시스템에서 작업 Business Monkey News!

항목이 잘못되면,이 오역이나 누락 된 정보, 당신은 (우리가 수정합니다) 댓글을 통지, 편집 할 수 있습니다 또는 당신이 할 수있는 여기에 원래 문서를보기 : (원래 언어 조)

변경 2 시간에 업데이트됩니다.

편집 스토리