Trump posa para una foto junto a policías, ayer, antes de partir de Indiana rumbo a Washington
Trump posa para una foto junto a policías, ayer, antes de partir de Indiana rumbo a Washington. Foto: Reuters / Jonathan Ernst

WASHINGTON.- Donald Trump y los republicanos en el Congreso intentarán dejar atrás sus fracasos y divisiones e irán en busca de su primer triunfo legislativo con un profundo recorte de impuestos diseñado para beneficiar a las empresas y a los contribuyentes más ricos.

En un discurso en Indiana, un territorio amistoso para su gobierno, Trump presentó ayer su plan como “el mayor recorte impositivo en la historia” del país y como una herramienta para estimular la competitividad y el crecimiento de la primera potencia global. Sin ahorrar en ostentaciones, urgió al Congreso a brindar un “gigantesco triunfo para el pueblo norteamericano” y “un milagro para la clase media”.

La oposición demócrata y economistas advirtieron que la iniciativa beneficiará, sobre todo, a las corporaciones y al 1% más rico del país, profundizará la desigualdad y ensanchará el déficit fiscal.

La reforma impositiva reduce la alícuota más alta del impuesto a las ganancias de los individuos del 39,6 al 35%; eleva la tasa más baja del 10 al 12%, y pone un “techo” del 25% en el gravamen que pagan las pequeñas y medianas empresas y del 20% en el de las corporaciones, un recorte de 15 puntos que lo coloca por debajo del promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

“Es un cambio revolucionario, y los ganadores más grandes serán los trabajadores de la clase media a medida que los trabajos comiencen a volcarse en nuestro país, las compañías empiecen a competir por la mano de obra norteamericana y los salarios comiencen a subir a niveles que no han visto en muchos años”, dijo Trump.

El plan también amplía algunas deducciones que benefician a los matrimonios con hijos y apunta a simplificar las declaraciones impositivas, cuya complejidad ha sido uno de los principales pilares del negocio de los servicios de contabilidad en Estados Unidos.

Trump tildó de “reliquia” el actual sistema impositivo, que describió como una “barrera colosal” para el desarrollo de la economía, y prometió que las familias podrán declarar impuestos “en una sola hoja de papel”.

El oficialismo aspira a construir un sistema tributario que sea “al menos tan progresivo como el actual”, indicaron fuentes oficiales. Pero más del 70% de los norteamericanos creen que el sistema actual ya beneficia más a los más ricos en detrimento de la clase media, según una encuesta del diario The Washington Post y la cadena ABC. La mitad del país cree que el plan de Trump profundizará ese sesgo.

La ofensiva de la Casa Blanca y los republicanos en el Congreso resucitó una fórmula aplicada en los años 80 por Ronald Reagan -recortar impuestos para apuntalar el crecimiento- y reavivó un debate añejo sobre la desigualdad económica y la equidad en Estados Unidos.

Los demócratas quieren elevar los impuestos a los contribuyentes más ricos y otorgarle un alivio fiscal a la clase media para cerrar la brecha de ingresos y la brecha fiscal sin ajustar el gasto público. Los republicanos, en tanto, se recuestan en la llamada “teoría del derrame” y buscan beneficiar a las empresas con el argumento de que las reducciones de impuestos elevarán la inversión y el crecimiento, apuntalarán la creación de empleos y favorecerán la mejora de los salarios.

“Con este plan, los norteamericanos más ricos y las corporaciones más ricas salen ganando como bandidos, mientras que los norteamericanos de clase media se quedan sosteniendo la bolsa”, resumió en Washington el líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer.

El costo total de la iniciativa era desconocido porque Trump y los republicanos presentaron sólo los lineamientos de sus propuesta, sin dar detalles y sin explicar cómo planean pagarla. El Comité para un Presupuesto Federal Responsable estimó que los recortes propuestos costarán 5,8 billones de dólares durante una década.

El Instituto de Política Económica, un 싱크 탱크 de perfil progresista, criticó la iniciativa de los republicanos. “Una vez más, lanzaron un plan de impuestos que es básicamente el mismo que todos sus planes fiscales anteriores. No sólo ofrece grandes recortes de impuestos para los ricos, sino que de una forma bastante creativa asegura que las migajas que caen a la clase media sean lo más pequeñas posibles”, escribieron los economistas Josh Bivens y Hunter Blair.

Howard Gleckman, de la Brookins Institution, un influyente 싱크 탱크 de Washington, afirmó que el plan no era una reforma impositiva, sino un recorte de impuestos para las familias más adineradas. “Puede reducir los impuestos modestamente para algunos hogares de ingresos medios, pero parece ser un recorte de impuestos mucho mayor para los hogares de altos ingresos”, resumió Gleckman.

Los cambios que se vienen

Apuesta al “derrame”

Trump lanzó su propuesta como una batería de recortes que terminarán favoreciendo a los trabajadores a medida que las empresas generen empleo y los salarios aumenten

Ganancias

La reforma reduce la tasa máxima del impuesto a las ganancias de las personas del 39,6% al 35% y eleva la más baja del 10% al 12%. Para las empresas, el impuesto bajará del 35% al 20%

Simplificación

Los republicanos presentan la reforma como una gran simplificación fiscal, de modo que la declaración de impuestos pueda hacerse en una hoja. Eso pasa al suprimir numerosas deducciones impositivas

Posibilidades

El objetivo es aprobar los cambios antes de fin de año. Los republicanos tienen mayoría absoluta en el Senado, pero no llegan a los tres quintos que se requieren en la Cámara baja

es

워드 프레스

우리는 개선 주셔서 감사합니다, 웹 사이트의 품질을 개선하고 검사 기사, 뉴스 및 품질에 활성 사용자를 보상하는 시스템에서 작업 Business Monkey News!

항목이 잘못되면,이 오역이나 누락 된 정보, 당신은 (우리가 수정합니다) 댓글을 통지, 편집 할 수 있습니다 또는 당신이 할 수있는 여기에 원래 문서를보기 : (원래 언어 조)

변경 2 시간에 업데이트됩니다.

편집 스토리