es

(Foto: Daniel Mordzinski)
(Foto: Daniel Mordzinski)

Por Milena Heinrich y Analía Páez
Para el escritor nicaragüense Sergio Ramí­rez, flamante ganador el Premio Cervantes 2017 -considerado una suerte de Nobel de Literatura en español-, el premio no es la coronación de su carrera porque aún le queda trabajo por delante. El Cervantes “no significa una culminación de mi carrera, ni que me voy a sentar a contemplar mis propios laureles: siento que tengo mucho que decir y escribir”, según dijo el gran narrador y ensayista en entrevista con la agencia Télam.
Periodista, político, abogado y escritor, Ramí­rez (Nicaragua, 1942) se inició en la literatura a los 18 años, y supo compaginar a lo largo de su vida su faceta literaria -con más de 40 libros- con una activa carrera política que lo llevó a ser vicepresidente de su país, un cargo que ejerció entre 1985 y 1990.
Esa mixtura entre literatura y política quedó reflejada en varias obras, entre las que se encuentran Castigo Divino (1988), Margarita, está linda la mar (1998), Adiós muchachos. Una memoria de la revolución sandinista (1999), La fugitiva (2011) y Flores oscuras (2013) Su última novela es Ya nadie llora por mí (2017). Algunos de los premios que recogió a lo largo de su carrera fueron Independent Press Award (Estados Unidos 2017), Premio Laure Bataillon (Francia, 1998), Premio Internacional de Novela Alfaguara (1998) y Premio Iberoamericano de Letras José Donoso (Chile, 2011).
Ramírez considera terminada su etapa activa como político
Ramírez considera terminada su etapa activa como político

– ¿Qué significa para usted este reconocimiento? ¿Lo esperaba?
– Estaba en la lista de los finalistas del premio, y por estar en una lista uno se hace algún tipo de ilusión. Para mí el premio significa un elogio a mi carrera literaria, sobre todo porque se premia una literatura poco reconocida en el mundo como la latinoamericana. Espero que con este reconocimiento puedan sumarse a esta plataforma autores de Centroamérica y, sobre todo, jóvenes autores que son muy valiosos.
– Este es un galardón que se entrega desde 1976 y lo ganaron autores como Jorge Luis Borges, Alejo Carpentier y Carlos Fuentes. Han pasado muchos años, ¿qué deudas pendientes hay todavía en el oficio de quien escribe? ¿Qué rol le otorga a este tipo de premios? ¿Para qué sirven?
– Creo que los premios sirven para dar energía, como una especie de combustible para alguien que, como yo, siente que tiene una carrera literaria pendiente. Esto no significa que es una culminación de mi carrera y que ahora me voy a sentar a contemplar mis propios laureles. Siento que tengo mucho que decir y escribir.
– Hace ya un tiempo que dejó la política para dedicarse exclusivamente al mundo de las letras. ¿Cómo revisa esa decisión? Y en relación con este premio: ¿qué satisfacciones le ha dado la literatura? ¿Dónde encuentra la gratificación de su oficio: en los premios, los lectores, el propio proceso literario?
– La política para mí es algo verdaderamente lejano, no me inquieta la vida política. Yo pasé por la política, pero la política no pasó por mí. No tengo tentación de volver a ella. Cuando salí de ahí volví a lo que fui siempre: escritor. Escribo, en primer lugar, porque lo veo como una necesidad personal; el placer que siento al escribir brota dentro de mí y ahí se los doy a los lectores, porque no puede haber escritura sin lectores. Escribo siempre para alguien, un lector ideal que está reflejado en la pantalla de mi computadora y para quien estoy dirigiendo lo que escribo. Sé que es un lector exigente, que no puedo hacerle trampas o brindarle una literatura mediocre o mala porque se va a dar cuenta de inmediato. No puedo cometer incongruencias de lenguaje porque me va a abandonar. Ese es el lector al que me dirijo.
El autor de "Adiós muchachos" asegura que aún tiene mucho por decir y escribir
El autor de “Adiós muchachos” asegura que aún tiene mucho por decir y escribir

– En varias oportunidades escindió la figura del escritor de la del político. Sin embargo, su obra se caracteriza por tener una mixtura equilibrada de realidad y ficción. ¿Qué piensa de esa figura del escritor comprometido a la que muchas veces lo asocian? En ese sentido, ¿su trabajo literario tiene una misión?
– El trabajo literario en sí mismo tiene la misión de que el lector no abandone al escritor. Que el lector tenga en sus manos un libro ameno, interesante, que le diga cosas nuevas, que lo atraiga. Si eso no se consigue no habrá lectores, y por lo tanto cualquier mensaje que un escritor quiera transmitir deliberadamente se perdería. Creo que la literatura no es para transmitir mensajes ideológicos, políticos o sociales; si un lector encuentra algo de eso es por la propia lectura porque hay tantas lecturas como lectores. El compromiso del escritor se ejerce como ciudadano. Podría ser que un escritor de ficciones no se ocupara de los asuntos públicos, pero yo sí me ocupo, en mis artículos de prensa, opiniones, en entrevistas. Siempre estoy pendiente de lo que ocurre en América Latina porque me preocupa mucho lo que ocurre con sus democracias, me interesa la suerte, el futuro, la igualdad social, la discriminación y la injusticia. Todos esos temas están en mis libros de algunas manera reflejados aunque no deliberadamente; pero sí deliberadamente están en mis artículos de prensa. Siento que hay dos papeles en mí: el de escritor en mis libros y el del ciudadano en sus opiniones.
*Fuente: Télam
자세히보기 :

El arte de hacer cine en Venezuela sin morir en el intento (y ganando festivales internacionales)

_________

노트를 참조하십시오 문화

워드 프레스

우리는 개선 주셔서 감사합니다, 웹 사이트의 품질을 개선하고 검사 기사, 뉴스 및 품질에 활성 사용자를 보상하는 시스템에서 작업 Business Monkey News!

항목이 잘못되면,이 오역이나 누락 된 정보, 당신은 (우리가 수정합니다) 댓글을 통지, 편집 할 수 있습니다 또는 당신이 할 수있는 여기에 원래 문서를보기 : (원래 언어 조)

변경 2 시간에 업데이트됩니다.

편집 스토리