Omar Barboza, un político de bajo perfil, reemplazará en la presidencia a Julio Borges.

Omar Barboza

Julio César Reyes (izq.), primer ‘vice’ del Parlamento; Omar Barboza (cen.), presidente, y Alfonso Marquina (der.), segundo ‘vice’.

En la práctica, la Asamblea Nacional venezolana ha sido anulada por más de 50 sentencias emitidas por el Tribunal Supremo de Justicia y reemplazada entre maromas por la Constituyente impuesta por el presidente Nicolás Maduro desde agosto del 2017. Aun así, el viernes eligió su nueva directiva para el año administrativo que comienza, según la vigente Constitución venezolana.

En la presidencia del Parlamento, rotativa según acuerdo entre los cuatro partidos más grandes de la oposición, Acción Democrática, Primero Justicia, Voluntad Popular y Un Nuevo Tiempo, le tocaba el turno a este último, y para el cargo fue elegido el diputado Omar Barboza, una figura más bien gris dentro de la política venezolana, aunque con participación destacada en la Coordinadora Democrática, coalición de partidos que se opuso al entonces presidente Hugo Chávez desde el año 2002 hasta finales del 2004.

Entre sus virtudes se le reconoce ser un operador político paciente y comedido, aunque con escasa influencia entre los diversos líderes políticos de la oposición.

Hasta bien entrada la noche del viernes no se sabía exactamente quién ocuparía el puesto en uno de los momentos más difíciles para la oposición venezolana, que inaugura el 2018 con la perspectiva de unas elecciones presidenciales para las que tiene todo en contra: desde el Consejo Nacional Electoral hasta el ánimo de su militancia, inquieta y desmovilizada por la evidente parcialidad de las autoridades electorales y la falta de coherencia política de los líderes opositores ante la acuciante crisis socioeconómica del país.

La última palabra para la elección del diputado Barboza cayó en el exgobernador de Zulia y expreso político Manuel Rosales, presidente del partido Un Nuevo Tiempo y cuyo liderazgo, sin embargo, no es reconocido entre las bases opositoras desde hace muchos años más allá de su región. Incluso allí ha perdido fuelle, y en la repetición de las elecciones del Zulia este diciembre –a las que se postuló como candidato– perdió frente al candidato oficialista, Omar Prieto.

La salida de Borges

La evaluación de la gestión del presidente parlamentario saliente, Julio Borges, genera conclusiones mixtas.

Entre aplausos por una gestión sobria y resistente a los ataques del régimen madurista, muchos otros le reclaman su conducción de la energía opositora durante las protestas y su empeño en participar en una nueva ronda de negociaciones con el oficialismo en la República Dominicana.

El propio presidente Nicolás Maduro, en su última alocución presidencial aseguró que Borges es un traidor que merece ser juzgado y le reclamó su supuesto talante burgués por haber pasado parte de las fiestas decembrinas fuera de Venezuela.

En lo que todos parecen darle un espaldarazo es en su empeño en explicar la delicada situación política venezolana ante la comunidad internacional, hoy abiertamente sensibilizada respecto a la crisis que atraviesa el país.

Junto con varios presos políticos, Borges fue galardonado con el premio Sájarov por su defensa de los derechos humanos en Venezuela.

Las conversaciones en la República Dominicana se reanudarán el próximo 11 de enero y la oposición espera lograr condiciones mínimas necesarias para la celebración de unas elecciones presidenciales competitivas e imparciales.

Horas después de la instalación de la Asamblea Nacional, elegida por más de 14 millones de votantes en diciembre del 2015, la Constituyente impuesta por Maduro también hizo un acto de inauguración de su año administrativo en la sede del Palacio Federal Legislativo.

Como si de dos países distintos se tratara, mientras Barboza trazó las venideras elecciones presidenciales como el máximo reto político de este año para la oposición, la directiva de la Constituyente aseguró que elaborarán una ley para regular la entrega de cajas de alimentos y productos de primera necesidad, conocidas como las cajas Clap, por los Comités Laborales de Abastecimiento y Producción.

Durante las dos últimas semanas se han presentado cientos de protestas en varias partes de Venezuela para reclamar la entrega de la famosa caja, la cual se ha convertido en la principal fuente de alimentos para por lo menos 14 por ciento de los venezolanos, según las últimas encuestas.

Gobierno de EE. UU. sanciona a otros cuatro funcionarios

El Gobierno estadounidense anunció el viernes sanciones contra otros cuatro funcionarios venezolanos a los que acusa de estar implicados con la “corrupción y la opresión”.

Los sancionados son los generales en retiro Rodolfo Clemente Marco Torres y Francisco José Rangel Gómez, el general Fabio Enrique Zavarse Pabón y el teniente general Gerardo José Izquierdo Torres.

La medida congela cualquier activo que tengan bajo la jurisdicción de EE. UU. y prohíbe a los ciudadanos estadounidenses que traten con ellos.

Maduro corta comunicación con Aruba, Curazao y Bonaire

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ordenó el viernes el cierre durante 72 horas de las comunicaciones del país petrolero con las islas caribeñas de Aruba, Curazao y Bonaire para poner en marcha un operativo que acabe con los contrabandistas “que le dañan la economía a Venezuela”. “He ordenado la inmediata toma de todos los puertos y aeropuertos por donde nos comunicamos y se hace labor de intercambio comercial y de pasajeros con Aruba, Curazao y Bonaire”, dijo el mandatario.

발렌티나 레어스 Martiz
TIME 기자
카라카스
Con información de Efe

es

워드 프레스

우리는 개선 주셔서 감사합니다, 웹 사이트의 품질을 개선하고 검사 기사, 뉴스 및 품질에 활성 사용자를 보상하는 시스템에서 작업 Business Monkey News!

항목이 잘못되면,이 오역이나 누락 된 정보, 당신은 (우리가 수정합니다) 댓글을 통지, 편집 할 수 있습니다 또는 당신이 할 수있는 여기에 원래 문서를보기 : (원래 언어 조)

변경 2 시간에 업데이트됩니다.

편집 스토리