Un avión militar estadounidense ha caído al mar de Filipinas,en el este de Asia, con 11 personas a bordo, según ha confirmado laMarina de Estados Unidos, que hablan de unaccidente. El siniestro se ha producido cuando el aparato se dirigía al portaaviones USS Ronald Reagan. Ocho militares han sido rescatados, según informó el Gobierno japonés, mientras que la búsqueda de los tres restantes continúa.

“Un avión de la Armada de los Estados Unidos que transportaba 11 tripulantes y pasajeros se estrelló en el océano al sureste de Okinawa”, señala un comunicado de la VII flota de la Armada, que añade que se ha lanzado una operación de rescate.

El accidente ocurrió aproximadamente a las 14.45 hora local (6.45 GMT) y las causas todavía se desconocen, aunque el ministro de Defensa japonés ha adelantado que los informes iniciales del ejército estadounidense apuntan a un problema en el motor de la aeronave, informa AFP. Las tareas de búsqueda y rescate las están llevando a cabo efectivos del mismo portaaviones con la ayuda de las Fuerzas de Autodefensa niponas.

La nave siniestrada es un C-2 Greyhound, un avión de carga diseñado para transportar suministros y personas entre los portaaviones y las bases militares. La Séptima Flota está instalada en la ciudad nipona de Yokosuka y cuenta con entre 50 y 70 navíos, 140 aviones y aproximadamente 20.000 marineros.

Estados Unidos tiene una amplia presencia militar en la región con efectivos en Japón, Corea del Sur, Filipinas y Australia. Hasta tres portaaviones, incluido el Ronald Reagan, han participado recientemente en vastas maniobras militares con los ejércitos japonés y surcoreano. La escala de estos ejercicios es mayor de lo habitual ante el aumento de la frecuencia y peligrosidad de las pruebas de armamento de Corea del Norte.

La marina estadounidense ha sufrido varios accidentes en la zona durante este año. En agosto, el destructor S.John McCain colisionó con un petrolero cerca de las costas de Singapur, un suceso que causó la muerte de diez marineros. Dos meses antes, otras siete personas habían perdido la vida tras otro choque -esta vez en Japón- entre el USS Fitzgerald y un barco mercante.

Tras esta cadena de colisiones mortales, la Armada de EE. UU. ordenó un paro temporal de toda su flota y abrió sendas investigaciones para determinar las causas de los siniestros. Poco después, el entonces comandante de la Séptima Flota, la mayor de las desplegadas, fue destituido por “la pérdida de confianza en su capacidad para comandar”.

es

WordPress

COMPARTIR

Estamos trabajando en un sistema para mejorar la calidad del sitio web y en recompensar a los usuarios activos por verificar articulos, noticias y su calidad, ¡Gracias por mejorar Business Monkey News!

Si el artículo es erróneo, esta mal traducido o falta información, puedes editarlo, notificarnos con un comentario (nosotros lo corregiremos) o puedes ver el artículo original aquí: (Artículo en el idioma original)

Los cambios realizados se actualizarán en 2 Horas.

Modificar artículo