RÍO DE JANEIRO.- Una nueva crisis política estalló en Brasil y podría complicar el último año de mandato de Michel Temer. Con la mira puesta en una candidatura propia para las elecciones de 2018, los socialdemócratas -principales socios del gobierno- adelantaron que pretenden salir pronto de la alianza oficialista, lo que provocó un portazo en el Palacio del Planalto.

Foto: Reuters / Adriano Machado

“El Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) no está más en la base del gobierno. Vamos a hacer todo lo posible para mantener la base de sustentación y un proyecto único gubernamental para 2018; el PSDB ya dijo que va a salir”, resaltó ayer el jefe de gabinete, Eliseu Padilha, al dar por terminada la coalición encabezada por el Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), que asumió las riendas del poder en mayo de 2016.

Padilha reaccionó así a las declaraciones que había hecho la noche anterior el gobernador del estado de San Pablo, el socialdemócrata Geraldo Alckmin, que tras conseguir el apoyo de todas las corrientes de su partido fue preseleccionado como nuevo presidente del PSDB. El dirigente advirtió que el grupo necesitaba desembarcar de la estructura oficialista para competir de forma independiente en los comicios de octubre próximo.

“No creo que tenga ningún sentido continuar en el gobierno. Siempre estuve en contra de participar en el gobierno de Temer”, señaló a la prensa el gobernador, que espera unificar el partido y convertirse también en el candidato presidencial socialdemócrata. Irritado por las declaraciones apresuradas de su jefe de gabinete, Temer anoche intentó aplacar las tensiones y contener los daños. Su prioridad es garantizarse el respaldo legislativo del PSDB a la reforma previsional.

Antes del cruce entre Alckmin y Padilha, el presidente tenía pensado reunirse con el gobernador el sábado para consensuar una estrategia de salida ordenada del PSDB, que no debilitara tanto al gobierno. Buscaba que el desembarco sólo sea anunciado después de la convención socialdemócrata, el 9 de diciembre, en la que Alckmin asumiría la presidencia del partido.

Sin embargo, en las filas socialdemócratas quieren distanciarse del gobierno cuanto antes. Les preocupa que la alta impopularidad de Temer contamine la eventual candidatura presidencial de Alckmin, y lo lleve a perder espacio frente a los dos candidatos favoritos hoy: el izquierdista ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva y el diputado ultraderechista Jair Bolsonaro.

En esta nota:

es

WordPress

COMPARTIR

Estamos trabajando en un sistema para mejorar la calidad del sitio web y en recompensar a los usuarios activos por verificar articulos, noticias y su calidad, ¡Gracias por mejorar Business Monkey News!

Si el artículo es erróneo, esta mal traducido o falta información, puedes editarlo, notificarnos con un comentario (nosotros lo corregiremos) o puedes ver el artículo original aquí: (Artículo en el idioma original)

Los cambios realizados se actualizarán en 2 Horas.

Modificar artículo