Alvaro Nadal
El ministro de Energía, Álvaro Nadal, antes de su comparecencia en el Congreso este miércoles.

Nadal apuesta abiertamente por “un mix carbón-nuclear, frente al gas”

Insiste en impedir el cierre de centrales para evitar situaciones “irreversibles”

Dice que la UE ha dado una prórroga de dos años a la interrumpibilidad

El ministro de Energía, Álvaro Nadal, ha reforzado hoy sus posición al asegurar en el Congreso de los Diputados que para lograr los objetivos de reducción de emisiones de CO2 hay dos opciones con las que se obtiene el mismo resultado medioambiental:la del mix carbón-nuclear o la del gas natural. En este punto, el ministro dejó claro que “es mejor la combinación carbón-nuclear frente al gas, pues esta es la tecnología más cara que casa en el mercado mayorista”.

En este sentido, puntualizó que “tenemos holgura para conseguir el mismo objetivo”, aunque “hay grupos empresariales que prefieren la opción del gas” que es más perjudicial para el consumidor, pues encarece los precios de la luz. “Que el carbón se utilice como energía base, pues no se puede negar que emite CO2 y que la nuclear, que no lo emite, lo haga en las puntas de consumo”, es su deseo.

En una comparecencia ante la Comisión de Energía del Congreso a petición de los grupos de la oposición, y en medio de la batalla abierta por el endurecimiento de las razones para el cierre de centrales eléctricas, Nadal insistió en que la clausura de instalaciones no puede ser una decisión “meramente empresarial”, sino que debe formar parte de la política energética del Gobierno.

Nadal señaló que la retirada de las dos centrales de carbón que ha solicitado Iberdrola (las de Lada y Velilla) y que ha desencadenado un agrio conflicto con el Gobierno, habría supuesto en los tres últimos años un incremento del precio del pool de 38 céntimos en el MWh del pool. Y reiteró que el cierre del parque nuclear impactaría un 25% en los precios.

A la puntualización de la portavoz de Energía del PSOE, Pilar Lucio, de que esto solo sucedería si el cierre se produce de golpe, algo impensable, Nadal respondió que “si todo es cerrar, cerrar y cerrar, en 2025 no tendremos ninguna central nuclear”. Para evitarlo, consideró necesario tomar medidas como el procedimiento de cierre que plantea su ministerio.

Se trata de que sean “el Gobierno y el Parlamento los que decidan si se cierran las centrales y no las empresas. “La cuestión no tiene que ver con el carbón o la nuclear, también se podrían cerrar una hidroeléctrica o una planta termosolar”, añadió.

Según el titular de Energía, con el el polémico real decreto, que este remitió a la CNMCtras el desafío de Iberdrola, el Gobierno pretende evitar “situaciones irreversibles” de cara a lograr los objetivos climáticos que plantea Bruselas. Hasta ahora, indicó, cuando se presentaban peticiones de cierre, era para plantas muy obsoletas, “pero ahora hay que ver qué centrales hay que cerrar”.

Al supuesto de la seguridad de suministro (apagones) el Gobierno quiere añadir otros de tipo económicos, de competencia o medioambientales. Nadal lamentó que los partidos de la oposición no hayan apoyado su propuesta de aprobar un real decreto ley, lo que hubiese blindado las nuevas medidas, por lo que el Gobierno ha tenido que conformarse con “hacerlo reglamentariamente”, a través de un real decreto, que, según fuentes jurídicas, no tiene cobertura legal, pues la Ley Eléctrica no contempla dichos supuestos.

La intención es “hacer un test” en el mercado para comprobar si las peticiones de cierre de las eléctricas responden realmente a que las centrales no son rentables o si su objetivo “es retirar oferta barata por otra más cara”. Para ello, propone dos subastas, que, de quedar desiertas porque el mercado no las quiere, y si se consideran “muy necesarias”, se apoyarían con pagos por capacidad, con el visto bueno de la CNMCy Bruselas, para que no resulten ayudas ilegales.

Tras analizar el comportamiento de los precios en las distintas áreas de la UE, el ministro señaló que “a la Península Ibérica le cuesta más producir la electricidad, pero resiste mejor las subidas de precios, las puntas”.

Según los datos que utiliza habitualmente el ministerio, procedente de la encuesta de Presupuestos Familiares del INE, “un consumidor tipo -con un consumo de 3.900 kWh y una potencia de 4,4 kW- pagará este año unos 835 euros, lo que supone una subida del 10% con respecto a los 759 euros de 2016”. Un dato que no hace referencia a los precios, sino a la factura que paga dicho consumidor, que puede consumir más o menos que el año anterior.

Interrumpibilidad

En cuanto a la interrumpibilidad, desveló que ha llegado a un acuerdo con Bruselas para prorrogar dos años el sistema que permite a la industria electrointensiva recibir una compensación en su factura energética de unos 500 millones de euros.

Nadal informó que Bruselas ha dado una prórroga de dos años a un sistema que considera caro, por el cual, se subasta la disposición de las empresas a que se les corte el suministro en el caso de que lo necesite el operador del sistema. La CE permitirá a España sustituirlo “por otro tipo de medidas más adecuadas a las ayudas de Estado, como las del resto de países”. En losPresupuestos de 2017 ya figuran con este fin 150 millones de euros, según indicó el ministro.

La CNMC fijará los peajes “bajo la orientación” del Gobierno

El titular de Energía, Alvaro Nadal, desveló ayer que el Gobierno se ha adelantado, aprovechando las nuevas directivas sobre energía, el llamado Paquete de Invierno, para contar con un sistema por el que la CNMC fije los peajes eléctricos bajo “sus orientaciones”.

Nadal respondía así a una pregunta sobre el estado del procedimiento de infracción abierto contra España por no transponer la directiva que da al órgano supervisor atribuciones para fijar estas tarifas. El ministro señaló que la intención del Gobierno es tener un sistema similar al de Francia.

u Aunque en el país vecino el Ejecutivo y el regulador tienen continuamente fricciones por estas cuestiones, el sistema permite una “orientación política mínima” del reparto de los peajes que se cobran a los consumidores.

El Gobierno invadió en 2014 las competencias que la normativa comunitaria le otorga a la CNMC que, como mínimo, debe establecer la metodología de cálculo de los peajes, que representan aproximadamente la mitad de la factura de la luz. El Ministerio de Industria, que precedió al actual de Energía, aprobó unas tarifas especiales para la industria vasca y los regantes, lo que supuso incumplir el método diseñado por la CNMCy romper el sistema de peajes únicos. En su comparecencia, Nadal reiteró que congelará esta tarifa de acceso a las redes en 2018.

es

WordPress

COMPARTIR

Estamos trabajando en un sistema para mejorar la calidad del sitio web y en recompensar a los usuarios activos por verificar articulos, noticias y su calidad, ¡Gracias por mejorar Business Monkey News!

Si el artículo es erróneo, esta mal traducido o falta información, puedes editarlo, notificarnos con un comentario (nosotros lo corregiremos) o puedes ver el artículo original aquí: (Artículo en el idioma original)

Los cambios realizados se actualizarán en 2 Horas.

Modificar artículo