El ministro de Hacienda, Cristbal Montoro, hoy en la tribuna del...

Montoro ha defendido hoy en el Congreso el concierto económico y el cupo vasco y dice que “no tiene nada que ver con el apoyo del PNV a los PGE de 2018.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha defendido hoy en el pleno del Congreso aprueba la reforma del Concierto Económico con el País Vasco el nuevo cupo, en medio de la polémica generada por la falta de avance en las negociaciones para cambiar el sistema de financiación autonómica.

El ministro ha subido a la tribuna del Congreso para explicar el proyecto de ley de modificación de la Ley del Concierto Económico y el de la nueva metodología de señalamiento del cupo para el quinquenio 2017-2021, de 1.300 millones de euros, y ha desvinculado su aprobación a un apoyo del PNV a los PGE de 2018: son “cosas completamente diferentes“, ha dicho a los medios tras la aprobación de estas cuentas. Sostiene que son “leyes acordadas y pactadas el pasado verano y que debían entrar en vigor en enero de 2018”.

“Responde a pactos de junio y julio y no tiene que ver con los presupuestos generales de 2018”, ha insistido, y ha puntualizado que será la normalización de la situación en Cataluña tras las elecciones autonómicas del 21 de diciembre la que “allanará” las negociaciones necesarias para aprobar los presupuestos.

Acuerdos en el escenario de “lo posible”

Unas normas, ha dicho, amparadas por la Constitución y el Estatuto vasco y que cuentan con un amplio respaldo de la ciudadanía, “tanto en Euskadi como en el conjunto de España”. “Son fruto del diálogo y la lealtad institucional y representan el autogobierno, la interacción política”, ha subrayado.

Ha insistido en que no es un privilegio “ni moneda de cambio” de nada, sino que es una “singularidad de la España plural” y se ha comprometido a acordar en los primeros meses de 2018 la reforma del sistema de financiación para el resto de comunidades, salvo Navarra, y que sus efectos se reflejen en los Presupuestos del año que viene.

Si hoy se pueden estar debatiendo en el Congreso es porque el Gobierno central y el vasco han trabajado “en el terreno de lo posible”. “A ninguna de las dos partes se nos ha ocurrido poner sobre la mesa planteamientos que desbordaran el escenario de lo posible, porque ambos somos conscientes de dónde están los límites que nos obligan a todos“.

Las cuentas y los descuentos

El Cupo representa lo que el País Vasco contribuye a las arcas del Estado por las competencias que éste presta en Euskadi, que no están transferidas. Según las leyes ya aprobadas, ascenderá a 1.300 millones anuales en el próximo quinquenio, aunque a esta cifra se le aplican diversos descuentos, por lo que las haciendas vascas pagarán será menos: este ejercicio, unos 945 millones.

Montoro ha explicado que esas competencias del Estado ascienden a 185.000 millones, pero el País Vasco paga de esa cantidad el 6,24%, que es lo que se calcula que pesa en la economía nacional. De la cifra resultante (11.000 millones) se restan a su vez los ajustes por ingresos no tributarios, los tributarios no concertados y el déficit público, siempre aplicando ese 6,24%.

“Una vez realizados estos ajustes y compensaciones, se establece el Cupo líquido a pagar, 1.300 millones”, ha resumido el ministro, que ha añadido que a esa cifra se le restarán ahora los ajustes por las Políticas Activas de Empleo, transferidas a Euskadi. También se restará la parte de los 1.400 millones de euros que, según han pactado ambas partes, se calcula que Euskadi ha pagado al Estado de más en los años que no se ha renovado el Cupo y que el Gobierno le va a devolver también en cinco años.

Cuando hay lealtad y respeto a la ley, cualquier acuerdo es posible. Este acuerdo va a beneficiar al País Vasco y al interés general de España, por su contenido económico y porque contribuye a la estabilidad del país”, ha añadido.

España y sus singularidades

“Estamos hablando de España, de la España plural y sus sigularidades que nos hacen ser un país con gran personalidad, un país diverso en su igualdad e igual en su diversidad“, ha apostillado el ministro, en cuya opinión estas leyes dan normalidad a las relaciones políticas y contribuyen a mantener la convivencia.

Después de señalar que la revisión del concierto y del cupo estaba pendiente desde hace varios años, a la espera de que pasara la crisis económica, Montoro ha indicado que también lo está la financiación de las comunidades de régimen común. Pero para esto último ha insistido en que el Ejecutivo del PP necesita a otros grupos políticos, especialmente al PSOE que gobierna en varias comunidades.

Actualmente, la financiación se estudia dentro del comité específico que existe para ello en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, que tras analizar el informe de los expertos y las propuestas de las comunidades, elaborará un borrador.

Montoro ha apelado a ser “realista” y ser conscientes de que en las fecha actuales no será fácil conciliar posiciones antes de que finalice el año, pero ha garantizado que el Gobierno trabajará para hacerlo posible y poder incorporar un nuevo modelo de financiación autonómica en los presupuestos generales del Estado para 2018.

“El Gobierno se mantiene comprometido con los plazos y con la consecución de los acuerdos cuanto antes y continuaremos con las conversaciones”, ha prometido.

es

WordPress

COMPARTIR

Estamos trabajando en un sistema para mejorar la calidad del sitio web y en recompensar a los usuarios activos por verificar articulos, noticias y su calidad, ¡Gracias por mejorar Business Monkey News!

Si el artículo es erróneo, esta mal traducido o falta información, puedes editarlo, notificarnos con un comentario (nosotros lo corregiremos) o puedes ver el artículo original aquí: (Artículo en el idioma original)

Los cambios realizados se actualizarán en 2 Horas.

Modificar artículo