El mercado infravalora el riesgo para firmas como Sabadell, CaixaBank y Bankia, según la entidad americana.

Los inversores están pasando por alto la posibilidad de que el conflicto político en Cataluña ralentice dramáticamente la economía española y dañe el negocio del sector financiero, aseguran los analistas de Bank of America Merrill Lynch en un extenso informe enviado a sus clientes institucionales.

En esta nota, se contemplan dos potenciales escenarios para 2018. Por un lado, una suave disminución del ritmo de crecimiento del PIB español, como resultado de la tensión catalana, pasando a subir un 2% el próximo años frente al 2,5% previsto ahora por los economistas de Merrill Lynch.

El segundo escenario, en caso de que se agudice la confrontación tras las elecciones autonómicas del 21 de diciembre, es un brusco frenazo que suponga una recesión en Cataluña y un avance de sólo el 0,7% para el conjunto de España.

Los resultados de los principales bancos españoles, calculan los autores del estudio, sufrirían en los dos casos. El descenso del beneficio por acción medio del sector esperado por Merrill sería del 7% si hay una suave ralentización, y del 27% en la hipótesis de una grave desaceleración.

El impacto en las cuentas de los bancos llegaría por el descenso en el flujo de crédito que se produciría al descender la actividad económica, junto al potencial aumento de la morosidad, un mayor coste de financiación, un parón de los procesos de venta de los activos embargados y una caída del valor en las carteras de bonos del Gobierno español que tienen las entidades en su balance.

Impacto por entidades

Por bancos individuales, en el peor escenario, el beneficio por acción de Bankia de 2018 bajaría un 48% respecto a lo previsto ahora por Merrill. El de Sabadell descendería un 45%, el de CaixaBank un 27%, el de Bankinter un 21%, el de BBVA un 14% y el de Santander un 10%.

Marta Sánchez Romero, analista de banca de Merrill Lynch, opina que “el riesgo para los beneficios del sector ante una potencial ralentización del PIB no está siendo valorado por el mercado”.

Según sus cálculos, la cotización actual de la banca española implicaría un múltiplo de 17,9 veces sobre los beneficios de 2018 en el peor escenario, cuando el sector en Europa cotiza a 11,6 veces. Es decir, el recorrido a la baja para las entidades en Bolsa sería del 35% de plasmarse la hipótesis más pesimista.

Pese a ello, desde el 1 de octubre, Merrill indica que los bancos del conjunto de España solo se han comportado un 0,5% peor que el índice europeo del sector Stoxx 600 Banks.

Aunque Bankia aparece como la entidad más dañada (el análisis contempla un impacto simétrico para todas las regiones españolas), el informe señala que “Sabadell, con el 33% de su balance en España dentro de Cataluña, y CaixaBank (con el 25%), son los bancos más vulnerables en nuestro universo”.

Bank of America Merrill Lynch, que desde el inicio de la disputa en Cataluña ha sido de las firmas internacionales más pesimistas, no es la única que ha realizado cálculos sobre las potenciales consecuencias de esta cuestión política para la banca.

Los analistas de Royal Bank of Canada (RBC), por ejemplo, recuerdan que los bancos con sede en Quebec sufrieron un castigo significativo en Bolsa tras el referéndum sobre la independencia de esa provincia, pese a que ganaron los partidarios de seguir en Canada, y lo mismo puede suceder en Cataluña.

En sus estimaciones, el beneficio neto de Sabadell va a caer un 12% en 2018 y un 15% en 2019 respecto a lo que RBC preveía anteriormente. El efecto negativo en los resultados de CaixaBank será del 4% y el 8% respectivamente. Bankia sufriría una caída del 8% ebn 2018 y 4% en 2019.

Para llegar a esos números, RBC estima que la demanda de crédito en España bajará entre un 3 y un 4% como consecuencia de la incertidumbre en Cataluña, y además anticipa un aumento de los costes de capital (retorno que exigen los inversores para comprar acciones) de CaixaBank y Sabadell en 0,25 puntos porcentuales. “Elevamos los costes de capital reflejando el impacto que sufrieron los bancos en Quebec tras el referéndum”.

En los dos años posteriores a ese plebiscito en 1995, las entidades de Quebec sufrieron una evolución bursátil peor en un 31% que los bancos de otras zonas de Canadá.

Jefferies, por su parte, ha calculado la “sensibilidad” de los beneficios de la banca española en caso de que se produjera un aumento de 20 puntos básicos en la ratio de pérdidas por morosidad (sobre el total de los activos) tras la crisis catalana.

El resultado por acción de Bankia bajaría un 19,6% respecto a lo previsto en 2018, el de Sabadell en un 18,9%, el de Bankinter en un 16,1%, el de CaixaBank en un 11,8%, el de BBVA en un 5,5% y el de Santander en un 4,4%.

es

WordPress

COMPARTIR

Estamos trabajando en un sistema para mejorar la calidad del sitio web y en recompensar a los usuarios activos por verificar articulos, noticias y su calidad, ¡Gracias por mejorar Business Monkey News!

Si el artículo es erróneo, esta mal traducido o falta información, puedes editarlo, notificarnos con un comentario (nosotros lo corregiremos) o puedes ver el artículo original aquí: (Artículo en el idioma original)

Los cambios realizados se actualizarán en 2 Horas.

Modificar artículo