Foto: El ex primer ministro británico Gordon Brown, durante su intervención (Rolando Gil)
El ex primer ministro británico Gordon Brown, durante su intervención (Rolando Gil)

30/11/2017 - 005:00 H.

La charla del ex primer ministro británico Gordon Brown en el acto “La Europa sin fronteras” ha sido la intervención estrella del foro. El que para muchos ha sido el mejor ‘Chancellor of the Exchequer” (una figura similar a la de los ministros de Finanzas y Hacienda en otros países europeos) de la historia del Reino Unido y un primer ministro solvente se ha expresado sobre los profundos cambios que están teniendo lugar en el mundo, especialmente el auge del populismo nacionalista y el crecimiento de China y otros países asiáticos.

“Hace diez años hablábamos sobre riesgos financieros, hace cinco años hablábamos sobre riesgos financieros. Ahora se habla de riesgos políticos, algo que parece a la vez nuevo y amenazante”, ha indicado. Entre esos riesgos se encuentran los 60.000 millones de personas desplazadas y refugiadas en todo el mundo, la situación en la península coreana, las tensiones en Oriente Medio, y especialmente las nuevas formas de populismo en EEUU, Europa y en el mundo occidental en general. El Brexit, naturalmente, ocupa un lugar destacado. Brown lo ha definido como “el auge del reagrupamiento nacionalista” en Occidente. El ex primer ministro ha puesto como ejemplo el eslogan de campaña de Donald Trump, “America First”, que “utilizó incluso a expensas de romper el consenso social”.

Celia Maza. Londres

Entre las causas de ese resurgir del nacionalismo y el populismo, señala Brown, están las ansiedades generadas por la sensación de inseguridad, el estancamiento de los sueldos, “el desempleo y la preocupación de la gente por su identidad nacional, a veces amenazada por la inmigración y en ocasiones simplemente es una sensación de que se están quedando a la zaga”. ¿Qué significa esto para los inversores? “En España las exportaciones van bien, pero el Reino Unido se está enfrentando a una reducción del comercio. El populismo quiere decir proteccionismo, aislacionismo, tiene un claro efecto en la economía en la medida en la que dificulta las exportaciones e importaciones, que no se han incrementado al ritmo deseado”, opina Brown.

Otros ejemplos son la profunda reforma fiscal que se está llevando a cabo en EEUU, que “va a producir un mayor endeudamiento, a pesar de lo que dicen algunos comentaristas”. El populismo, en suma, puede llevar a tomar las decisiones erróneas en el momento equivocado del ciclo económico debido a lo que Brown define como “activismo fiscal”, lo que supone “un peligro para el comercio y para las reformas económicas necesarias”.

“Esto no está impidiendo el funcionamiento de la economía, pese a movimientos políticos como el de Cataluña”, dice. Sin embargo, existen peligros potenciales, de modo que el riesgo político debe ser tenido en cuenta en cualquier decisión por parte de los inversores.

Brown habla con Ryan Blute, de PIMCO (Rolando Gil)
Brown habla con Ryan Blute, de PIMCO (Rolando Gil)

Brown ha destacado un detalle: que a pesar de las constantes referencias al estancamiento en Occidente, la economía mundial, en general, está creciendo. Pero hay numerosos factores que influyen en la situación; entre ellas, el ex primer ministro reseña las “cuestiones demográficas que afectan al tema del crecimiento de la población”, o el hecho de que, para mucha gente, “la tecnología no está aportando el crecimiento que se esperaba”. También destaca “las desigualdades en el mundo, cada vez hay una mayor fractura entre más ricos y más pobres y eso afecta al estancamiento”.

No obstante, uno de los principales elementos a tener en cuenta es la nueva pujanza de Asia: “Allí, la fuerza laboral crece mucho, sobre todo en China pero también en otros países Vietnam. Esto aumenta la presión laboral”, lo que, en último término, se traduce en un estancamiento de los salarios.

Esa competición deja a los países occidentales “con un problema de productividad, que no es lo suficientemente elevada”. Aunque ha advertido que esta cuestión “afecta a Europa en su conjunto”, Brown se ha referido en concreto a nuestro país: “Hay empresas en España muy productivas, que se encuentran en la parte más alta de la tabla, pero en la parte baja también hay muchas empresas con menos volumen de negocios, cuya producción es muy inferior a la que sería deseable”, ha dicho, remitiéndose a un reciente informe del FMI que “habla de España y de la productividad que deben alcanzar las PYMEs”.

“Lo increíble es que la economía mundial va a crecer inmensamente, se va a duplicar en unos años. El efecto de Asia va a ser de una magnitud enorme, generando oportunidades fabulosas para las empresas europeas y españolas”, ha señalado. La gran oportunidad se encuentra en el crecimiento de la clase media en países como China, que alcanzará los 2.000 millones antes de la década del 2020. “Hablamos de nuevos propietarios de viviendas, de propietarios de coches. Gente que hace turismo, los chinos empiezan a viajar, estudian en otras partes del mundo”, indica.“Las oportunidades son inmensas, pero deben ser aprovechadas”, advierte.

Brown confía en que así se hará, dada la capacidad de innovación de las empresas europeas. “El gran desafío de China es que no es un país innovador, al menos en la misma magnitud que Europa”, opina. Los líderes chinos tratan ahora de impulsar un cambio de paradigma desde una economía de fabricación de baja inovación a una alta. Pero para mantener el liderazgo, Brown considera que es clave mantener una política educativa sólida que permita aumentar la capacitación de los ciudadanos.

Brown, durante un momento de su intervención. (Rolando Gil)
Brown, durante un momento de su intervención. (Rolando Gil)

Brown comenta que se ha entrevistado en numerosas ocasiones con el presidente chino Xi Jinping, la última hace meses, y que Xi ha podido transmitirle sus preocupaciones. Los chinos son conscientes de que deben evitar “la trampa de los ingresos medios en la que han caído algunos países latinoamericanos”. El segundo problema a esquivar es la llamada “trampa de Tucídides” a la que se ha visto abocada, por ejemplo, Grecia. China sabe que no debe “intentar desafíar a Norteamérica en pos de liderazgo. En los últimos 30 o 40 años llevan insistiendo mucho en la convergencia de intereses con el resto del mundo. Les interesa el crecimiento, que es clave para su supervivencia. Y todo lo que se oponga a ello van a intentar evitarlo. No van a desafíar a EEUU por el liderazgo mundial”, comenta.

China, asegura, está tratando de convertirse en una economía de alto nivel añadido, en sectores como productos de ingeniería, compañías aereas, producción de vehículos o investigación de las celulas madres y la industria sanitaria. Existe la posibilidad de desplazar a 80 millones de trabajadores a Vietnam y otros países más baratos. “China no es tanto una amenaza geopolítica como un país que está intentando convertirse en una superpotencia económica lo antes posible”, con todo lo que eso supone.

Brown no descarta la posibilidad de una guerra en Asia debido a la escalada de amenazas mutuas entre el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, y el presidente estadounidense Trump. “La primera guerra mundial se produjo por que se cometieron errores. Siempre existe esa posibilidad, de que se malinterpreten unos a otros. Las consecuencias pueden ser desastrosas”, ha indicado.

Pero concluye que en la crisis norcoreana, igual que en otros muchos ámbitos –desde las cuestiones medioambientales a la lucha contra los paraísos fiscales-, la solución pasa por la cooperación internacional, que beneficia a todos. “Si esto se hubiera vendido en el Reino Unido, no habríamos votado a favor del Brexit. La gente decía, por un lado, que ‘si te marchas va a ser más pobre’, pero no explicaban por qué, y por otro lado teníamos miedo a la inmigración. Se jugó todo en base a esas dos amenazas, pero nadie pensó de una manera racional sobre estas cosas. Yo lo intenté pero no logré hacer llegar el mensaje”, se lamenta.

“Ahora estamos viendo que la independencia total en un mundo globalizado es imposible, estamos internconectados. La idea de que te puedes marchar y romper con todo es falsa. La gente se está dando cuenta de que ese eslogan era solo eso, un eslogan”.

es

WordPress

COMPARTIR

Estamos trabajando en un sistema para mejorar la calidad del sitio web y en recompensar a los usuarios activos por verificar articulos, noticias y su calidad, ¡Gracias por mejorar Business Monkey News!

Si el artículo es erróneo, esta mal traducido o falta información, puedes editarlo, notificarnos con un comentario (nosotros lo corregiremos) o puedes ver el artículo original aquí: (Artículo en el idioma original)

Los cambios realizados se actualizarán en 2 Horas.

Modificar artículo