Foto: Fikret Alic posa con la portada de Time en la que aparece en un campo de concentración (@StefanLeifert)
Fikret Alic posa con la portada de Time en la que aparece en un campo de concentración (@StefanLeifert)

22/11/2017 - 18:00 H.

Cuando el cuerpo esquelético de Fikret Alic fue fotografiado junto al alambre de un campo de concentración se convirtió en el símbolo de los horrores de la guerra de Bosnia. El mundo fue consciente de sus consecuencias cuando, en 1992, el torso desnudo de Alic apareció en la portada de la revista Time. Entonces tenía 22 años. Hoy la ha llevado consigo, mostrándola cuando algún fotógrafo se disponía a retratarlo. Fue torturado por las tropas dirigidas por la persona a la que hoy han condenado a cadena perpetua: Ratko Mladic, quien fuera jefe de Estado Mayor del Ejército de la República Srpska y responsable del exterminio de 8.000 personas.

Al menos 10 personas morían cada día donde nos retenían a mí a miles de prisioneros más. Sus cuerpos los apilaban en una esquina y se quedaban allí, hasta que el olor no se podía aguantar más”, recordaba en una entrevista, años después, recogida por The Guardian. “Nos golpeaban con cadenas y palos y nos torturaban con shocks eléctricos o quemándonos con cigarrillos. A algunos les cortaban el cuello delante de nuestros ojos y a otros los disparaban”

“La muerte hubiera sido un amigo bienvenido en aquel momento”, continuaba. “Incluso traté de provocar a los guardias riéndome de ellos cuando nos torturaban. Cuando no ayudaba, les suplicaba varias veces que me dispararan, pero me decían que no merecía la pena gastar una bala conmigo”.

Fikret Alic enseña su foto en la portada de la revista Time antes del juicio a Ratko Mladic (Reuters)
Fikret Alic enseña su foto en la portada de la revista Time antes del juicio a Ratko Mladic (Reuters)

Ahora, tras conocer la condena a Mladic, asegura que la justicia ha ganado. A las puertas de La Haya y con la revista en mano, esperaba un demoledor veredicto contra su torturador. “Soy el que aparece en esta foto, puedo testificar los crímenes que Mladic ha cometido”, explicaba. Como él, fueron muchas las personas que perdieron a alguien durante la guerra de Bosnia. Muchas de ellas han estado hoy pendientes del juicio en el que se dictaría sentencia al exgeneral serbobosnio. Una es Munira Subasic, superviviente y parte de la asociación Madres de Srebrenica. Ella recuerda los minutos antes de que Mladic comenzara la masacre que costó la vida a miles de personas.

El 12 de julio de 1995, Ratko Mladic llegaba a Srebrenica. Allí le esperaban los civiles de un campo de refugiados y varias cámaras de televisión, que grabaron las imágenes con las que Mladic pretendía esconder sus atrocidades al mundo. “Le daba chocolate y caramelos a los niños, nos decía que no pasaría nada y que no había razón para asustarse”, recordaba en una entrevista Munira Subasic.

En el vídeo se puede ver al entonces joven Mladic hablando amistosamente con un niño de 12 años: “Hola, ¿cómo estás? ¿Qué edad tienes? ¿Cómo te llamas?”, le preguntaba. Subasic cuenta lo que ocurrió después: “Cuando se fueron las cámaras, dio la orden de matar a todo el que pudiera ser matado, violar a cualquiera que pudiera ser violada y, finalmente, nos ordenó que nos fuéramos de Srebrenica para que pudiera hacer de ella una ciudad étnicamente limpia”.

Los restos del hijo y el marido de Munira Subasic fueron encontrados en fosas comunes por trabajadores de la Comisión Internacional sobre Personas Desaparecidas. La ICMP identificó casi 7.000 restos de víctimas de Srebrenica, todos ellos muertos a manos del conocido por sus víctimas como el ‘carnicero de los Balcanes’.

Ratko Mladic en el juicio de hoy en La Haya donde ha sido condenado a cadena perpetua (EFE)
Ratko Mladic en el juicio de hoy en La Haya donde ha sido condenado a cadena perpetua (EFE)

“En 1995, mi mundo cambió para siempre. Mladic y sus fuerzas me quitaron a mi hijo y mi marido en la forma más brutal e inhumana posible. Esperé, como otras miles de mujeres, a que mi marido y mi hijo volvieran. Nunca lo hicieron”, contaba hoy Munira después de conocer el veredicto de Mladic. Aunque se siente satisfecha, señala que “nunca traerá de vuelta las miles de vidas que ha destrozado”. Sudbin Music, originario de Prijedor, al norte de Bosnia, asegura que mientras estuvo en un campo de concentración fue sometido “a condiciones que ningún humano nunca tendría que soportar” .

Esta mañana, el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia ha condenado finalmente a cadena perpetua a Mladic por genocidio y crímenes de guerra. Los familiares de las víctimas de la masacre han saltado de sus asientos y han elevado sus brazos en señal más de alivio que de alegría.

Mladic, de 74 años de edad, sufrió una crisis de hipertensión mientras escuchaba el veredicto y pidió una pausa de cinco minutos para ir al baño. No volvió hasta 40 minutos después. Cuando se reinició la sesión, aunque sus abogados pidieron aplazar la sentencia, el tribunal insistió y terminó de leer el veredicto, acusación por acusación. Ahora, Mladic pasará sus últimos días en una celda para pagar por los crímenes que cometió.

es

WordPress

COMPARTIR

Estamos trabajando en un sistema para mejorar la calidad del sitio web y en recompensar a los usuarios activos por verificar articulos, noticias y su calidad, ¡Gracias por mejorar Business Monkey News!

Si el artículo es erróneo, esta mal traducido o falta información, puedes editarlo, notificarnos con un comentario (nosotros lo corregiremos) o puedes ver el artículo original aquí: (Artículo en el idioma original)

Los cambios realizados se actualizarán en 2 Horas.

Modificar artículo