Theresa May, britnica primera ministra.

Las escuelas de Reino Unido empiezan a sufrir una fuga de talento de personal académico que procede de la Unión Europea desde que los británicos decidieran abandonar el Mercado Único. Y temen perder el acceso a los fondos de investigación de la UE.

Christer Jepsen, un profesor de ciencias sociales danés, dejó su trabajo en una de las principales escuelas de negocios de Reino Unido para trabajar en otra en el continente tras el referéndum de 2016. Jepsen, cuyo nombre es ficticio porque prefiere mantener el anonimato, señala que su nuevo puesto “encaja totalmente” con sus intereses a nivel intelectual, aunque es posible que no hubiera considerado el cambio si el resultado del referéndum hubiera sido el contrario: “El Brexit hizo que me planteara irme”.

Las escuelas de negocios británicas están experimentando una fuga de talentos de personal académico de la UE como resultado de la votación para abandonar el mercado único, según cifras de la Chartered Association of Business Schools (CABS), la asociación de las escuelas de negocios de Reino Unido. En el país hay más de 130 escuelas de negocios. Casi el 60% señala que parte de su personal de la UE se ha ido o es muy probable que lo haga en el próximo año. Un 25% dice que le está costando bastante contratar a personal académico de otros países de la Unión Europea.

La incertidumbre sobre la situación del empleo y el acceso a fondos de investigación de la UE una vez que Gran Bretaña deje la Unión son las mayores preocupaciones para el personal, según Simon Collinson, presidente de la CABS: “El gobierno de Reino Unido no quiere financiar las escuelas de negocios. Estamos preocupados”. La financiación de la UE para las escuelas de Reino Unido fue de 13,4 millones de libras en el año académico 2015-16, frente a 11 millones en 2010-11. Además, 1,6 millones provinieron de otras fuentes de la UE, principalmente compañías y organizaciones benéficas. El Brexit amenaza con eliminar los 119 millones de libras que los estudiantes de la UE pagan en matrículas y otros gastos a las escuelas de negocios británicas cada año, lo que representa un poco menos del 10% de sus ingresos totales, según la CABS. Las solicitudes de cursos de posgrado por parte de habitantes de otros países de la UE no aumentaron el año pasado en más de dos tercios de las escuelas. En tres de cada 10 bajaron las solicitudes.

Sin embargo, para el personal y los estudiantes la decisión de irse de Reino Unido o ir allí a estudiar o trabajar no es tan sencilla como encontrar el trabajo o el curso ideal. Los compromisos personales complican la elección. Los intentos de escuelas de negocios del continente de atraer a estudiantes internacionales de Reino Unido, entre ellas varias holandesas importantes, no han sido fructíferos, según Stefan Hollins, cuya compañía Hollins & Fenn recluta personal académico y coloca a estudiantes de MBA a nivel internacional.

La barcelonesa Raquel Ortega-Argilés se fue a Reino Unido para ocupar el puesto de presidenta de desarrollo económico regional en la escuela de negocios de Birmingham en mayo de 2016, un mes antes de que el Reino Unido votara por abandonar la UE. La profesora, que ha trabajado en cinco países europeos, dice que se habría mostrado reacia a irse a Birmingham después de la votación. Sin embargo, una vez asentada allí, ha aprovechado el Brexit y ha conseguido uno de los 25 proyectos de investigación sobre las consecuencias del resultado de la votación, financiados por el Consejo de Investigación Económica y Social de Reino Unido.

Una cuarta parte del profesorado de la escuela de negocios Henley en Oxfordshire procede de otros países de la UE, según su decano John Board. Ningún profesor se ha ido después del referéndum, pero varios han solicitado la ciudadanía británica como seguro: “El mayor efecto del Brexit es que hace que el Reino Unido parezca menos acogedor para los extranjeros”, señala Board. Henley no tiene problemas para reclutar a personal y atraer a estudiantes porque es una escuela con fama a nivel mundial, según Board. Las solicitudes no han disminuido. Según la encuesta de la CABS, alrededor del 20% de las escuelas cree que es poco probable que el Brexit provoque que profesores de la UE se vayan. El movimiento del profesorado es en ambas direcciones. Anna Dubiel, alemana de padres polacos, entró en la escuela de negocios del King’s College de Londres nada más celebrarse el referéndum. Dubiel ha renovado su contrato en King’s. “Soy una europea de corazón, pero el sistema educativo de Reino Unido es uno de los mejores del mundo”, dice.

es

WordPress

COMPARTIR

Estamos trabajando en un sistema para mejorar la calidad del sitio web y en recompensar a los usuarios activos por verificar articulos, noticias y su calidad, ¡Gracias por mejorar Business Monkey News!

Si el artículo es erróneo, esta mal traducido o falta información, puedes editarlo, notificarnos con un comentario (nosotros lo corregiremos) o puedes ver el artículo original aquí: (Artículo en el idioma original)

Los cambios realizados se actualizarán en 2 Horas.

Modificar artículo