Mujeres bosnias festejan el fallo que condenó al general serbobosnio Mladic a cadena perpetua
Mujeres bosnias festejan el fallo que condenó al general serbobosnio Mladic a cadena perpetua. Foto: LA NACION

LA HAYA.- Fue quizás el cierre del capítulo más vergonzoso de atrocidades cometidas en Europa desde la Segunda Guerra Mundial. Ayer, el ex jefe militar serbobosnio Ratko Mladic, conocido como “el carnicero de los Balcanes”, fue condenado a cadena perpetua por genocidio, crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra cometidos durante la guerra de Bosnia (1992-1995).

El militar retirado, de 74 años, era el último criminal de guerra europeo que aún no había sido juzgado. El próximo 31 de diciembre, el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia (TPIY) cerrará sus puertas tras 24 años de trabajo para procesar a los responsables de la guerra de los Balcanes.

El TPIY halló culpable a Mladic de diez de los 11 cargos en su contra, incluidos el genocidio de Srebrenica, donde las tropas del ex general asesinaron 8000 hombres y chicos musulmanes, y la matanza de 10.000 civiles durante el sitio de Sarajevo.

El juez Alphons Orie afirmó que Mladic “había conspirado para que los musulmanes bosnios y los croatas bosnios desaparecieran de Bosnia-Herezegovina y lograr así un territorio serbio homogéneo”.

En julio de 1995, cerca de 8000 hombres y chicos de la localidad musulmana de Srebrenica, en Bosnia, fueron separados de sus esposas, hermanas y madres y asesinados a tiros por las fuerzas de Mladic. La masacre de Srebrenica fue el peor crimen masivo cometido en Europa desde el fin de la Segunda Guerra Mundial.

Orden directa

Aunque Mladic dijo durante el juicio que con la separación de hombres y mujeres pretendía detener a criminales de guerra, la sentencia, por el contrario, afirma que “ordenó a sus soldados serbobosnios, y también a policías del Ministerio de Interior de la República Serbia, la detención y ejecución sistemática de los varones considerados hábiles entre el 12 y el 17 de julio de ese año”.

Mladic también fue acusado de la campaña de terror contra civiles bosnios y bosniocroatas desatada durante el sitio de Sarajevo, la capital de Bosnia, que duró de mayo de 1992 a noviembre de 1995. Según la sentencia, la campaña “incluyó lanzamientos de granadas contra barrios donde no hubiera serbios, francotiradores y el corte de suministros esenciales”.

El juez también mencionó “las brutales y sistemáticas violaciones” a las que fueron sometidas las mujeres musulmanas, incluidas chicas de 12 años. Orie aseguró que Mladic es responsable de “los crímenes más atroces conocidos por la humanidad”.

El “carnicero de los Balcanes” no estuvo presente en la sala cuando el juez hablaba. Fue expulsado durante la lectura de la sentencia, luego de pedir a gritos un aplazamiento por una suba de presión arterial y de acusar a los jueces de mentirosos. El ex general, que era visto como un héroe por los serbios, siempre afirmó que no ordenó el genocidio y que las tropas actuaron por su cuenta.

Mladic vio a través de un televisor desde una salita contigua cómo los jueces lo declaraban culpable también de exterminación, asesinato, persecución, terror, secuestro, deportación, desplazamiento forzoso, actos inhumanos y ataques ilegales contra civiles.

Detenido en Serbia en 2011 tras 16 años de fuga, Mladic era el último fugitivo del tribunal. En marzo de 2016, el TPIY, con sede en La Haya, condenó a 40 años de prisión por genocidio y crímenes de lesa humanidad al líder serbobosnio Radovan Karadzic.

Apelación

El juicio contra Mladic se prolongó cinco años. Ahora Mladic dijo que apelará el fallo de la justicia internacional porque lo considera “falso y contrario a los hechos”, anunció su hijo, Darko.

El veredicto, para muchos previsible, causó reacciones contrapuestas: de satisfacción en la comunidad bosnia musulmana, de rabia y de protesta entre la población serbia.

En Ginebra, el alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al-Hussein, calificó la decisión de los magistrados de “victoria trascendental” de la justicia internacional. “Mladic es la personificación del diablo”, señaló en un comunicado Al-Hussein, quien sirvió en la Fuerza de Protección de la ONU en la antigua Yugoslavia entre 1994 y 1996.

“El veredicto de hoy es una advertencia a los perpetradores de este tipo de crímenes de que no escaparán a la justicia, no importa cuán poderosos sean ni cuánto tiempo tome”, sostuvo.

La guerra de Bosnia dejó unos 100.000 muertos y 2,2 millones de desplazados entre 1992 y 1995.

Agencias AFP, DPA y Reuters

es

WordPress

COMPARTIR

Estamos trabajando en un sistema para mejorar la calidad del sitio web y en recompensar a los usuarios activos por verificar articulos, noticias y su calidad, ¡Gracias por mejorar Business Monkey News!

Si el artículo es erróneo, esta mal traducido o falta información, puedes editarlo, notificarnos con un comentario (nosotros lo corregiremos) o puedes ver el artículo original aquí: (Artículo en el idioma original)

Los cambios realizados se actualizarán en 2 Horas.

Modificar artículo