<h4 style="display:none;" Policy —

Cómo cuatro ingenieros de Microsoft demostraron que la “red oscura” iría en contra de DRM

De los archivos: ¿Cómo este cuarteto casi fue despedido por ello.

Peter Biddle habla en la conferencia ETech en 2007.
Es la semana de Acción de Gracias en los EE.UU., y la mayoría de nuestro personal se centra en una Cafe mañanero o Viernes negro Lista lugar de trabajo de oficina. Como tal, estamos repavimentación de esta historia de cuatro ingenieros de Microsoft que predijeron la caída de DRM más de una década por delante de su tiempo (su papel cumplió 15 años este mes). Esta historia se publicó originalmente el 30 de noviembre de 2012, y parece sin cambios a continuación.

¿Puede la tecnología digital rights management detener la propagación no autorizada de contenidos con derechos de autor? Hace diez años este mes, cuatro ingenieros argumentaron que no puede, cambiando para siempre la forma en que el mundo piensa acerca de la piratería. Su papel, “El Darknet y el futuro de la distribución de contenido” (disponible como .doc aquí) Fue presentado en una conferencia de seguridad en Washington, DC, el 18 de noviembre de 2002.

By itself, the paper’s clever and provocative argument likely would have earned it a broad readership. But the really remarkable thing about the paper is who wrote it: four engineers at Microsoft whose work many expected to be at the foundation of Microsoft’s future DRM schemes. The paper’s lead author told Ars that the paper’s pessimistic view of Hollywood’s beloved copy protection schemes almost got him fired. But ten years later, its predictions have proved impressively accurate.

The paper predicted that as information technology gets more powerful, it will grow easier and easier for people to share information with each other. Over time, people will assemble themselves into what the authors called the “darknet.” The term encompasses formal peer-to-peer networks such as Napster and BitTorrent, but it also includes other modes of sharing, such as swapping files over a local area network or exchanging USB thumb drives loaded with files.

Una vez que una pieza popular de la información -por ejemplo, una película, una canción, o un software título-”fugas” en la red oscura, detener su propagación se hace prácticamente imposible. Esto, los ingenieros se dieron cuenta, tenía una importante implicación: para evitar la piratería, la gestión de derechos digitales tenido que trabajar no sólo contra los usuarios promedio, pero en contra de los usuarios más expertos en tecnología en el planeta. Sólo se necesita un solo usuario a encontrar una vulnerabilidad en un sistema de DRM, despojar a la protección del contenido, y liberar la versión sin cifrar a la red oscura. Luego millones de otros usuarios sólo necesitan saber cómo utilizar las herramientas ordinarias tales como BitTorrent para obtener sus propias copias.

informática de confianza o la computación traidora?

Ars Technica habló con Peter Biddle, autor principal del artículo, la semana pasada. La premisa básica del papel proviene de un e-mail Biddle circular dentro de Microsoft a finales de 1990. El término “red oscura” fue acuñado por el co-autor Bryan Willman, otro ingeniero de Microsoft. Otros dos ingenieros de Microsoft, Paul England y Marcus Peinado, contribuyeron a ella.

En el momento en que escribió el documento, Biddle y sus co-autores estaban trabajando en el proyecto de Microsoft “confianza de Windows”, un esfuerzo para proporcionar funciones de autenticación a nivel de hardware que podrían hacer que los ordenadores resistentes a las manipulaciones incluso por aquellos que tienen acceso físico y el control. La iniciativa iría bajo una variedad de nombres, incluyendo Palladium, TCPA y el Next-Generation Secure Computing Base.

Biddle, que ahora trabaja en Intel, pero subrayó que estaba hablando sólo para sí mismo en la entrevista, nos dijo que era un proyecto lleno de desafíos políticos. Dentro de Microsoft, la gente se molestó con la implicación de que la vainilla de Windows era poco fiable. Fuera de Microsoft, críticos cargado que el proyecto de Biddle representó el principio del fin para el PC como una plataforma abierta. Temían que Microsoft podría utilizar la tecnología para ejercer control sobre qué software se podría ejecutar en PC con Windows, dejando por fuera los sistemas operativos de código abierto y la reducción de la libertad de los usuarios para ejecutar el software de su elección.

One widely discussed application for Biddle’s technology was digital rights management. Building DRM atop an open, general-purpose computing platform is an inherently difficult problem. Every DRM scheme requires distributing encryption keys or other secrets to users’ devices without the users themselves having access to them. But on an open PC, the user has the ability to inspect and modify essentially all data stored on the device, so DRM schemes are inherently insecure.

It was “very challenging for the PC industry to make the same kinds of statements around how secure data could be on the PC compared to closed devices like CE boxes,” Biddle told us. Many hoped (or feared) that a “trusted” computing platform could dramatically improve a DRM scheme’s tamper-resistance by preventing a machine’s owner from inspecting sensitive encryption keys or modifying DRM code. But preventing users from modifying DRM schemes also inherently meant reducing users’ control over the devices they owned. The risk of Microsoft locking down everyone’s PC provoked an online backlash, with critics calling the technology “treacherous computing.”

Biddle dice que contragolpe “nos tomó completamente por sorpresa.” Nos dijo que su equipo no “cuenta el nivel de afianzamiento y el miedo” sobre las maneras Microsoft podría mal uso de la tecnología. En su opinión, el público reaccionó de forma exagerada a lo que fue diseñado para ser una tecnología de seguridad de las aplicaciones agnóstica. “Muchas de las cosas que se dice acerca de la informática de confianza siendo traicionero eran en realidad imposible”, nos dijo.

“Casi me despidieron”

Biddle dice que él y su equipo se dio cuenta pronto de que la tecnología DRM nunca tener éxito en el cierre de la piratería. Se espera que escribir un papel que diga lo que sería tranquilizar a los críticos de Microsoft en la comunidad técnica que los de Redmond no tenía la intención de bloquear el PC con el fin de satisfacer Hollywood. Y por lo que es claro que la gente detrás de Microsoft “trusted computing” empuje no eran fans de DRM, Biddle esperaba que pudiera persuadir a la comunidad técnica a considerar otras aplicaciones, más benignas de la tecnología que estaba construyendo.

Biddle no podía ser también candid about the link between his paper and the technology he was building. Explicitly admitting that DRM schemes built on “Trusted Windows” wouldn’t stop piracy might make it harder for Microsoft to persuade content providers to license its products for Microsoft’s technology platforms. Biddle hoped that releasing his paper at a technical security conference would allow him to send a “dog whistle” to the technology community without raising the ire of Hollywood.

It didn’t work out that way. “I almost got fired over the paper,” Biddle told Ars. “It was extremely controversial.” Biddle tried to get buy-in from senior Microsoft executives prior to releasing the paper. But he says they didn’t really understand the paper’s implications—and particularly how it could strain relationships with content companies—until after it was released. Once the paper was released, Microsoft’s got stuck in bureaucratic paralysis. Redmond neither repudiated Biddle’s paper nor allowed him to publicly defend it.

Al mismo tiempo, “la comunidad que pensamos que trazar una conexión nunca atrajo la conexión”, dijo Biddle, en referencia a los activistas anti-DRM. “Microsoft estaba tomando mucho calor alrededor de la seguridad y la informática de confianza, para que no se le permitió salir y hablar acerca de cualquiera de estas cosas públicamente. No podía explicar ‘chicos, estamos totalmente de su lado. Lo que queremos es un programa que está abierto”.

Una batalla perdida

While Biddle and his colleagues didn’t succeed in allaying the fears of Palladium’s critics, the paper’s central arguments have held up well. The authors predicted that the emergence of the darknet would produce a technological and legal arms race. They thought content companies and law enforcement would attack those aspects of the darknet that were most centralized, but that the darknet would adapt through greater decentralization. And they predicted that efforts to build secure DRM schemes would continue to fail. All of their predictions have continued to hold true over the last decade.

Both content companies and the US government have pursued increasingly aggressive anti-piracy strategies. The Recording Industry Association of America sued thousands of alleged file-sharers during the last decade, and content companies have sued numerous file-sharing startups out of existence. In 2010, the federal government got into the act, using the powers of the recently passed PRO-IP Act to seize domains and other assets of alleged pirate sites. And they have even begun to arrest key figures in file-sharing networks.

Sin embargo, este aumento de los esfuerzos de aplicación apenas han ralentizado el impulso de la red oscura. Un hecho fundamental ha sido la aparición de los “sitios” casilleros que albergan infringir los archivos y los “sitios de enlace” que proporcionan punteros a esos archivos.

“Lo que pasa con los sitios de enlace del armario y es que pueden ser muy ligero,” Biddle nos dijo. Están “no es tan difícil de replicar, ya que son básicamente una base de datos.” Eso hace que la red en su conjunto mucho más robusto a los esfuerzos de aplicación de la ley de eliminarla,: clausurar un sitio y dos más pop en su lugar.

Y mientras que BitTorrent y megaupload obtener toda la atención, Biddle señala que hay otras técnicas de intercambio de archivos que el gobierno nunca va a parar. “Los adolescentes y veinteañeros que conozco rutinariamente irán a la casa de un amigo con una unidad de terabyte para cambiar las cosas”, dijo. Ellos eligen el enfoque “sneakernet” menos por miedo a que la responsabilidad porque es muy conveniente. “Usted puede tener un montón de contenido en una unidad de terabyte”, anotó.

Sin embargo, la industria de contenidos sigue tratando, y fallar, para producir esquemas DRM seguras. Biddle cree que esta estrategia ha demostrado ser contraproducente, ya que incomoda a los clientes legítimos sin detener la piratería.

“Ahora estoy encontrando que para algunos tipos de contenido, el ilegal está superando claramente legal”, dijo Biddle. “Eso me saca de quicio. Cómo pago por cable de suscripción. Es más fácil de usar BitTorrent para ver Game of Thrones. HBO Go está tratando muy duro para hacer un buen trabajo “, dijo, pero la experiencia del usuario no es tan buena. Debido a que HBO Go es un servicio de streaming, dijo, es más vulnerable a la congestión de la red de simplemente descargar el episodio completo de la red oscura.

en

WordPress

COMPARTIR

Estamos trabajando en un sistema para mejorar la calidad del sitio web y en recompensar a los usuarios activos por verificar articulos, noticias y su calidad, ¡Gracias por mejorar Business Monkey News!

Si el artículo es erróneo, esta mal traducido o falta información, puedes editarlo, notificarnos con un comentario (nosotros lo corregiremos) o puedes ver el artículo original aquí: (Artículo en el idioma original)

Los cambios realizados se actualizarán en 2 Horas.

Modificar artículo