Una de las mayores gestoras británicas de fondos alerta del riesgo de la secesión para la estabilidad financiera del continente.

Mark Burgess, director de inversiones de la gestora británica Columbia Threadneedle (firma que maneja fondos con más de 400.000 millones de euros), ha indicado hoy que “una independencia de Cataluña podría ser una mayor causa de preocupación para Europa que el Brexit (salida británica de la UE)”.

Al presentar sus expectativas para 2018 ante un grupo de periodistas, Burgess señaló que aunque el riesgo de separación de esa región española “parece estar contenido” y no cree que llegue a producirse, se trata de una disputa que los inversores deberían seguir de cerca durante el próximo ejercicio.

En su opinión, la ruptura de España podría originar un proceso de “fragmentación” en Europa, que sería dañino para el sector financiero. “Los bancos europeos están mejor capitalizados que hace unos años, pero aun así, si el proceso de independencia catalán siguiera hacia delante, sería desestabilizador para el sistema financiero”, señaló Burgess.

Un pequeño anticipo del impacto que ese escenario tendría en la banca se vivió en los días posteriores al controvertido referéndum ilegal de independencia del 1 de octubre. El día siguiente, el 2 de octubre, el mercado europeo de financiación bancaria a corto plazo batió su récord histórico, al realizarse operaciones por 260.000 millones de euros. Según NEX Group, firma de la City londinense que intermedia transacciones entre entidades financieras, ese salto en el denominado mercado de repos (préstamos a corto plazo en los que se da como garantía bonos públicos) se debió a la tensión en Cataluña, que hizo que los bancos españoles buscaran financiación para reforzar su liquidez por esa vía.

En ese momento, el principal temor de los inversores en caso de independencia de Cataluña era que los bancos de esta región se quedaran fuera del euro y sin acceso a las líneas de liquidez del Banco Central Europeo (BCE). Eso explica que Sabadell y CaixaBank trasladaran sus sedes a la Comunidad Valenciana.

Pese a esta mudanza, una secesión tendría otros impactos en la banca, especialmente si frena drásticamente la econonomía catalana y del conjunto de España. Merrill Lynch estima que, si la tensión política en esa región se mantiene, las entidades financieras españolas podrían sufrir caídas del beneficio por acción de hasta el 27%.

Otros gestores de fondos, sin embargo, creen que lo peor ha pasado y es momento de volver al mercado español. Nick Peters, gestor de Fidelity que maneja fondos con 800 millones de dólares dentro de este gigante inversor, ha decidido colocar una parte significativa de su cartera en el Ibex 35, en espera de una recuperación de este índice. Al mismo tiempo, ha tomado una posición corta [para beneficiarse en caso de bajada] en el parqué italiano.

“El mercado ha sobrerreaccionado al riesgo político en Cataluña, mientras ignora por completo la incertidumbre ante las elecciones en Italia del próximo año”, afirmó ayer Peters en Londres. Esta percepción puede cambiar en los próximos meses. “Pase lo que pase en las elecciones autonómicas catalanas del 21 de diciembre, no espero que se llegue a la independencia catalana, ya que eso supondría salir de la Unión Europea, y una vez fuera es muy difícil entrar. Al mismo tiempo, pueden aparecer los nervios ante los comicios italianos”.

El arbitraje entre España e Italia ha sido habitual en renta fija durante los últimos años, con los inversores jugando en función del riesgo soberano de cada país. Superado lo peor de la crisis catalana, JPMorgan aconseja ahora la compra de bonos españoles a diez años, vendiendo a la vez los italianos.

En renta variable, uno de los problemas que encontró Fidelity al implementar esa estrategia fue la liquidez. “Hubiéramos comprado una cesta de pequeñas y medianas cotizadas españolas, pero es un segmento del mercado con poco volumen”, explica Peters. “Así que compramos el Ibex, aunque algunos de sus componentes como Santander o BBVA tienen un negocio muy internacional, menos afectado por la política local”.

Otros riesgos políticos que Columbia Threadneedle aconseja seguir de cerca en 2018, además del Brexit y Cataluña, son las elecciones en Italia, la posibilidad de una repetición de los comicios en Alemania y las decisiones de Donald Trump en la presidencia de Estados Unidos. La Bolsa del mundo que más gusta a esta gestora es la de Japón, seguida por las de Europa continental. Tiene una posición neutral ante los parqués de Reino Unido y mercados emergentes, y la Bolsa que menos le gusta es la estadounidense.

es

WordPress

COMPARTIR

Estamos trabajando en un sistema para mejorar la calidad del sitio web y en recompensar a los usuarios activos por verificar articulos, noticias y su calidad, ¡Gracias por mejorar Business Monkey News!

Si el artículo es erróneo, esta mal traducido o falta información, puedes editarlo, notificarnos con un comentario (nosotros lo corregiremos) o puedes ver el artículo original aquí: (Artículo en el idioma original)

Los cambios realizados se actualizarán en 2 Horas.

Modificar artículo