Henri Poupart-Lafarge, presidente y CEO de Alstom (en primer plano), y Joe Kaeser, su homólogo de Siemens.
Henri Poupart-Lafarge, presidente y CEO de Alstom (en primer plano), y Joe Kaeser, su homólogo de Siemens. REUTERS

Ventaja para Alstom en la fusión con Siemens

La compensación es escasa para el negocio que aportan los alemanes

Competir con el chino CRCC, el mayor fabricante de trenes, bien vale algunos sacrificios

París es la ganadora de la fusión de los trenes de Alston y Siemens. Los accionistas de la francesa tendrán una parte del negocio mayor de la que merecen. La creación de una empresa capaz de enfrentarse a la competencia china justifica las concesiones.

Parece una fusión de iguales, con el poder modestamente inclinado hacia el grupo alemán. Siemens inyectará su negocio ferroviario y de movilidad en Alstom, y a cambio recibirá algo más del 50% de las acciones. La compañía dirigida por Joe Kaeser nombrará una proporción similar de consejeros del grupo combinado.

Parece una compensación escasa para el negocio que aporta Siemens, que hace rentables trenes de alta velocidad y señales. Los márgenes operativos de la unidad alemana son casi el doble que el 6% de Alstom. Los 800 millones de euros de beneficio operativo de Siemens, por un múltiplo de 12 veces, dan un valor de empresa de unos 9.600 millones. Si se quitan las pensiones y otros pasivos, el patrimonio neto queda en unos 9.000 millones. Compárese con el valor de mercado de Alstom antes de la transacción, de unos 7.000 millones –inflados por 1.800 millones de efectivo que Alstom pagará a sus accionistas antes del acuerdo.

Siemens tendrá ligeramente más poder en el grupo combinado, pero no es que vaya a tomar el control. El CEO de Alstom, Henri Poupart-Lafarge, dirigirá la empresa ampliada, que mantendrá su sede y su cotización en Francia. Alstom también obtendrá cuatro consejeros independientes, de los cuales tres deben ser ciudadanos franceses.

Sin embargo, la tan esperada unión también trae grandes beneficios. Las empresas esperan ahorrar 470 millones, principalmente por la presión a los proveedores y la reducción de costes fuera de Alemania y Francia. La participación de Siemens podría valer más que el negocio separado.

Además, la consolidación es necesaria. El mayor fabricante de trenes del mundo, el chino CRCC, se financia barato y tiene un enorme presupuesto de investigación. Siemens estaba en conversaciones con Bombardier, pero Alstom probablemente encaja mejor. La creación de un campeón europeo merece algunos sacrificios.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías.

es

WordPress

COMPARTIR

Estamos trabajando en un sistema para mejorar la calidad del sitio web y en recompensar a los usuarios activos por verificar articulos, noticias y su calidad, ¡Gracias por mejorar Business Monkey News!

Si el artículo es erróneo, esta mal traducido o falta información, puedes editarlo, notificarnos con un comentario (nosotros lo corregiremos) o puedes ver el artículo original aquí: (Artículo en el idioma original)

Los cambios realizados se actualizarán en 2 Horas.

Modificar artículo