La imagen de este menor de cuatro años se convirtió en un referente de la guerra en Siria.

Omran Daqneesh of Aleppo

La imagen de Omran desató, incluso, discusiones éticas en el periodismo.

En agosto de 2016 las noticias de Siria se habían vuelto repetitivas: civiles, rebeldes, soldados, Rusia, Estados Unidos, sangre y ruinas históricas. Una maraña de información en la que los colombianos, como otros muchos residentes del hemisferio occidental, no supimos hallar la dimensión humana hasta que vimos a Omran Daqneesh, un pequeño niño que acababa de salvarse de un bombardeo en Alepo y esperaba sentado en una silla de ambulancia a que alguien abrazara su inmensa confusión.

Omran, de 4 años, estaba en su peor momento y las imágenes de su tragedia se saltaron todos los protocolos de protección a los derechos de los niños en las legislaciones del mundo; aunque lograron conmocionar a los distantes espectadores de la guerra de Siria, al menos por algunos días.

Horas después de la difusión de su imagen, Omran perdió a su hermano mayor (tenía 10 años), como consecuencia de las heridas de aquel ataque del que aún se desconoce el responsable.

La imagen de Omran, sin embargo, sirvió para generar polémicas en internet alrededor de ¿quién es realmente Mahmoud Raslan, el fotógrafo?, o si los Cascos Blancos son en verdad los salvadores de los sirios. Además, su íntima desgracia se usó para justificar los ataques de un bando y de otro. Las redes sociales se encendieron y el tema dio, incluso, para cuestionamientos éticos del periodismo de guerra.

Pero de Omran no supimos más…

En abril de 2017 se conocieron unas declaraciones del fotógrafo de la icónica imagen en las que denunciaba que “la milicia de Al-Ásad (presidente de Siria) arribó, y su familia fue confinada bajo arresto domiciliario, donde no pueden ser contactados por los medios occidentales. Su residencia fue cambiada y fueron puestos bajo custodia”. No hubo confirmación.

El silencio se prolongó hasta finales de julio, cuando la familia reapareció en un video difundido por Kinana Alloush, una periodista cercana al régimen de Al-Ásad. Alloush, entró al nuevo hogar de Omran, ahora en una zona controlada por el gobierno, y grabó imágenes de él y Mohammed Daqneesh, su padre.

El mundo vio con recelo la entrevista y hubo señalamientos públicos, como el de Valerie Szybala, de la ONG Syria Institute, quien dijo a la agencia Reuters que: “Ahora están bajo control gubernamental y sabemos que es un gobierno que arresta y tortura a aquellos que se oponen de forma pública a él. Para mí, la situación parece sugerir que están probablemente coaccionados”.

Sin embargo, luego de este video diferentes medios internacionales tocaron la puerta del apartamento de Omran, todos con la ayuda del gobierno.

Finalmente, lo único que se puede afirmar con certeza es que las heridas de Omran eran superficiales, que cumplió 5 años y que ya no se llama así, de hecho le cambiaron hasta el corte de cabello para evitar que lo reconozcan y sea para siempre el niño ‘símbolo de la tragedia siria’. Para darle, en fin, la oportunidad de ser solo un niño.

Omran, antes y después

SARA CASTILLEJO DITTA
Escuela de Periodismo Multimedia EL TIEMPO

es

WordPress

COMPARTIR

Estamos trabajando en un sistema para mejorar la calidad del sitio web y en recompensar a los usuarios activos por verificar articulos, noticias y su calidad, ¡Gracias por mejorar Business Monkey News!

Si el artículo es erróneo, esta mal traducido o falta información, puedes editarlo, notificarnos con un comentario (nosotros lo corregiremos) o puedes ver el artículo original aquí: (Artículo en el idioma original)

Los cambios realizados se actualizarán en 2 Horas.

Modificar artículo