Un equipo de investigación dirigido por Narjess Karoui-Yaakoub, profesora de Paleontología en la Facultad de Ciencias de Bizerte, Universidad de Cartago, y por Bienvenido Martínez-Navarro, profesor de investigación ICREA (Institució Catalana de Recerca i Estudis Avançats) en el IPHES (Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social) (Catalunya, España), ha reemprendido en los últimos días los trabajos de campo en el yacimiento de Oued Sarrat (provincia del Kef) en Túnez, en un lugar próximo a la frontera con Argelia.

Tras tres años de inactividad, desde el 23 hasta el 30 de octubre han realizado una nueva prospección y excavación selectiva para recoger los numerosos restos óseos de fauna cuaternaria y de industria lítica que ha levantado la erosión en este lugar, de fuertes contrastes climáticos y numerosas avenidas de agua anuales que afloran grandes cantidades de sedimento.

Con esta nueva campaña de campo se pretende dar un nuevo impulso a las investigaciones en esta cuenca cuaternaria, que es muy prometedora para conocer mejor los registros con presencia humana en el Pleistoceno de África del Norte en el contexto de sus relaciones con el Rift esteafricano y de sus conexiones con Europa.

Los yacimientos arqueopaleontológicos de la cuenca de Oued Sarrat fueron descubiertos por el Dr. Abdelhak Othmani, profesor de Física en la Facultad de Ciencias de Bizerte y arqueólogo aficionado, que durante sus numerosas prospecciones localizó un importante número de afloramientos del Pleistoceno medio antiguo (unos 700.000 años) con fósiles e industria lítica de tipo achelense, y también del Pleistoceno superior con industria ateriense (entre 30 y 70.000 años). En el año 2008 encontró un cráneo de búfalo que enseño a la profesora Karoui-Yaakoub, quien se puso en contacto con Bienvenido Martínez-Navarro y con el arqueólogo Robert Sala (IPHES), para mostrar este fósil y los afloramientos.

[Img #47063]

Los científicos en Túnez. (Foto: IPHES)

En una primera visita a Túnez en la primavera del año 2009, los investigadores del IPHES pudieron comprobar que el cráneo de búfalo correspondía en realidad a un antepasado de los toros, pues se trataba de una forma gigante de Bos primigenius. Una vez restaurado por Gala Gómez-Merino (IPHES), fue publicado en la revista Quaternary Science Reviews y expuesto en el Museo de la Oficina Nacional de Minas de Túnez. Este cráneo es, hoy por hoy, el fósil más antiguo de Bos primigenius que se conoce en todo el mundo y está datado en unos 700.000 años de antigüedad.

Durante los años 2010 a 2014 se realizaron distintas campañas de prospección y excavación, localizándose nuevos fósiles e industria lítica, correspondientes al Pleistoceno medio y superior, que indican la gran riqueza patrimonial de esta cuenca tunecina. Asimismo, recientemente, en la revista C. R. Palevol de la Academia de Ciencias de París, se ha publicado un cráneo de cánido, localizado junto al del toro, que corresponde a una forma de lobo fósil, con la particularidad de que no tiene nada que ver con todas las especies de cánidos que se conocían en África hasta el momento. Se trata de una forma que llega a África a finales del Pleistoceno inferior, hace unos 800.000 o 900.000 años, procedente de Eurasia, emparentada con los perros europeos muy bien conocidos en los yacimientos de Orce, llamados Canis mosbachensis, que derivan hacia la especie tunecina que ha sido bautizada como Canis othmanii, en honor al descubridor de los yacimientos Abdelhak Othmanii y a su familia, propietaria de la finca donde están enclavados estos yacimientos. (Fuente: IPHES/DICYT)

es

Wordpress

Teilen

Wir arbeiten daran, die Qualität der Website zu verbessern und aktive Mitglieder zu belohnen, Danke!

Wenn das Element nicht stimmt oder fehlende Daten, können Sie bearbeiten, um einen Kommentar mitteilen, oder können Sie finden Sie in der Original hier:

Vielen Dank für die Verbesserung der Business Monkey News!

bearbeiten Geschichte