Sede de Abengoa en Sevilla

El grupo tendrá que devolver al menos 72 millones de euros.

Abengoa ha sufrido otro revés judicial en la batalla que mantiene con varias decenas de inversores que, en lugar de acogerse al plan de refinanciación, impugnaron este acuerdo. El juez ha rechazado los escritos remitidos por el grupo al juez intentando minimizar las peticiones de esos inversores, una vez que éstos ganaron el pleito de sus demandas. La empresa tiene que restituir sus inversiones.

En un auto de finales del pasado mes, tal como adelantó EXPANSIÓN, el juzgado de lo mercantil número 2 de Sevilla, el mismo que tramitó el preconcurso de acreedores de Abengoa y el que dio vía libre al plan de refinanciación, dio la razón a una serie de inversores que habían impugnado este acuerdo. Los inversores, entre los que se encuentran grupos aseguradores como Allianz, bonistas e inversores particulares, consideraban ese acuerdo lesivo para sus intereses, al incluir una gran quita de la deuda y recapitalización de créditos. Los inversores llegaban a pedir el concurso de la empresa.

En un auto que causó sorpresa, el mismo juez que homologó el plan de refinanciación, Pedro Márquez, dio la razón a los inversores díscolos. Ese auto ha generado confusión a futuro para Abengoa. La emisión del auto provocó inmediatamente el retraso de la publicación de las cuentas de Abengoa durante esos días. El grupo reconoció que el valor “nominal” de la “deuda reclamada por los impugnantes que ha sido excluida [del plan de refinanciación] asciende, a la fecha de homologación del acuerdo a aproximadamente 72 millones de euros”. Fuentes cercanas a los inversores rebeldes cifran las reclamaciones en más de 200 millones si se suman intereses atrasados y otro tipo de mecanismos financieros, como avales. Los inversores han actuado a través de distintas demandas representados, entre otros, por el bufete Zamora de Claver, que fue el que abrió esta vía judicial, y Jausas Legal.

Tras ese auto, Abengoa remitió al juez dos escritos, uno de “aclaraciones” y otro conocido técnicamente como “complemento”. En la práctica, con esos dos escritos, Abengoa trataba de determinar no solo ya la cuantía exacta de las reivindicaciones, sino, más importante, cómo y cuándo debe liquidarlas, o si es posible adscribir a los reclamantes a una de las opciones del plan de viabilidad, la menos dura, que contemplaba quitas del 70% en lugar del 90%.

Entre la pasada semana y esta, el juez ha desestimado los escritos de Abengoa. Al grupo le queda la posibilidad de presentar lo que jurídicamente se conoce como incidente excepcional de nulidad ante el mismo juzgado. Los expertos consideran que este paso sería un mero trámite burocrático de cara a llevar el caso al Constitucional.

Fuentes cercanas a Abengoa explican que, de momento, esta posibilidad está en estudio aunque no se ha tomado la decisión final ni es seguro que se opte por esta vía. En todo caso, Abengoa abre ahora la puerta a la negociación con los inversores rebeldes para ver cómo y cuándo se liquida su deuda y en qué cuantía.

De momento, Abengoa sigue ganando tiempo. La semana pasada logró un waiver, o exhimente, de los principales bancos que recapitalizaron el grupo dentro del plan de refinanciación, entre ellos Santander, para que el pago de la deuda de 72 millones a los inversores díscolos no sea considerado motivo de terminación de los acuerdos.

es

Wordpress

Teilen

Wir arbeiten daran, die Qualität der Website zu verbessern und aktive Mitglieder zu belohnen, Danke!

Wenn das Element nicht stimmt oder fehlende Daten, können Sie bearbeiten, um einen Kommentar mitteilen, oder können Sie finden Sie in der Original hier:

Vielen Dank für die Verbesserung der Business Monkey News!

bearbeiten Geschichte